100 carreras en Bristol - Oval Zone
Actualidad

Opinión

Germán Quiroga

Rodrigo Marbán

Ander Vilariño

Tyson Ibarra

21 ago. 2010

100 carreras en Bristol

3:00h.
El Coliseo de la Velocidad, en pleno Valle del Trueno, está de celebración este fin de semana, ya que alberga su evento número 100 de la máxima categoría de la NASCAR: la Cup Series. En lo que promete ser una noche inolvidable, el Bristol Motor Speedway se viste de gala para la disputa de la Irwin Tools Night Race, vigesimocuarta prueba de la temporada 2010 de la Sprint Cup Series.

Tras premiar a 100 afortunados durante los 100 días previos a la carrera, el espectacular circuito sigue estando en lo más alto de la lista de lugares de obligada visita para cualquier aficionado a la NASCAR. Aunque no siempre fue así.

Cuando en 1962 el Bristol Motor Speedway empezó a acoger una prueba de la NASCAR a finales de Julio, para cualquier espectador, aguantar 500 vueltas en el asiento significaba terminar achicharrado por el calor.

En 1975, el fundador del circuito, Larry Carrier, decidió trasladar la fecha de la carrera de Bristol a Noviembre, pero no tuvo el éxito deseado, y los fans no respondieron bien a ese cambio.

El año siguiente, Lanny Hester y Gary Baker compraron el circuito, y decidieron buscar otras alternativas para sacar el mayor partido posible a su reciente adquisición. Además de añadir al programa de Bristol otras Series, decidieron albergar la primera carrera nocturna en 1978. Cale Yarborough fue el vencedor de aquella carrera, que presenciaron en directo 30.000 espectadores.

Durante los primeros años de la carrera nocturna en Bristol, la iluminación era bastante pobre, empleando únicamente las luces originales del infield. Cuando el canal de televisión ESPN quiso retransmitirla por primera vez  en directo en 1983, sus técnicos midieron la intensidad lumínica del circuito, y decidieron no llevar a cabo la retransmisión, ya que, según ellos, se corría prácticamente a oscuras.

Las cosas dieron un vuelco significativo cuando los actuales propietarios volvieron a contratar a Carrier como manager general del circuito a finales de 1982. Lo primero que hizo Carrier fue vender los derechos de retransmisión de las carreras al canal de televisión ESPN, y acto seguido contrató a una importante empresa de iluminación para que instalara un sistema de focos que hiciera brillar la noche del Valle del Trueno.

Pese a que hubo ciertas dudas antes de aquella carrera de 1983, ante lo que podía suponer una inversión demasiado arriesgada, el hecho de haber ofrecido a ESPN los derechos de retransmisión en directo tanto de las 2 carreras de las Busch Series (actualmente Nationwide Series), como de las 2 pruebas de la Cup Series, brindaba a Bristol el honor de ser el único circuito con carreras retransmitidas en directo además de Daytona.

Después de la carrera del verano de 1983, retransmitida por televisión a todo el país, los aficionados empezaron a solicitar sus entradas de forma masiva, lo que no era habitual en aquel entonces. Con aquella decisión, los propietarios del Bristol Motor Speedway lograron alterar la situación, y obligaron a los aficionados a comprar sus entradas mucho antes de la carrera, si no querían quedarse fuera.

Actualmente, Bristol acoge 2 de los eventos con mayor afluencia de público de toda la temporada.

Irónicamente, cuando se inauguró el circuito, la superficie del infield era cesped, y en él se disputó un partido de exhibición entre dos equipos de la NFL: Los Washington Redskins y los Philadelphia Eagles. Cuando los jugadores llegaron al lugar, dijeron que no jugarían en aquel pasto para vacas. Larry Carriel les contestó:

- "Si, lo hareis. Tenemos un contrato"

Y el partido se disputó.

Ese fue el único partido jugado nunca en el Coliseo de la velocidad.



Si te gustó esto ¿nos regalas un "me gusta"?

Etiquetas: , ,











 
Copyright © 2009-2016 . Oval Zone ® . Todos los derechos reservados.