Tres años de NASCAR, por Carlos Castellá - Oval Zone
Actualidad

Opinión

Germán Quiroga

Rodrigo Marbán

Ander Vilariño

Tyson Ibarra

24 nov. 2010

Tres años de NASCAR, por Carlos Castellá

1:30h.
Sería sobre el 15 de febrero de 2008: el equipo SEAT Sport estaba en el Jarama para dos días de test, y como ocurría en estos casos, Odón Martí, jefe de Prensa del equipo, iba a estar presente en los mismos. Como estábamos en plena pretemporada y yo era uno de los colaboradores de Odón en ese departamento de prensa, aproveché la circunstancia para ir al Jarama yo también.



La idea era pasar un par de días con el equipo, para charlar con uno y otros y poder ver de cerca el fabuloso SEAT León TDI que le daría a la marca dos títulos mundiales, después despreciados y vilipendiados por la nueva cúpula directiva. Pero esa es otra historia.

Volviendo a la mía, mientras estábamos en camino sonó mi teléfono, y al otro lado Toni Burón, tras los saludos de rigor, me soltó a bocajarro: “¿puedes venir el domingo por la noche a retrasmitir en directo la Daytona 500 del campeonato NASCAR?” Tras unos segundos para reponerme de mi estupefacción, le respondí que se había vuelto loco, que si sabía lo que estaba diciendo, que esa era una carrera de casi cuatro horas con la tira de coches, que todos los pilotos eran americanos y casi todos desconocidos, y que era imposible preparar esa carrera en sólo cuatro días. Le pregunté, “¿sabes lo que eso significa?” su respuesta me desarmó: “No, pero se que el único que lo sabe y es capaz de ayudarme en una retransmisión como esta eres tú. Si no vienes, presento mi renuncia a hacerla.”

Ante tal respuesta no tuve más remedio que aceptar, así que me pasé los dos días de “test” enchufado a Internet. ¡La de años que hacía que no le prestaba la más mínima, pero la más mínima atención a la NASCAR! Creo que desde la muerte de Earnhardt, seis años antes, no había mirado ni un resultado. Así que los dos días de “test” y de confraternización con los hombres de SEAT Sport fueron sustituidos por una frenética búsqueda de datos de la NASCAR, con pequeñas pausas para dedicarme a lo que me había llevado verdaderamente hasta allí.

Después aún me quedó el viernes, que dediqué principalmente a remover todos mis archivos personales en busca de más información, y el sábado, día en que ya no hice más. Estaba agotado, así que decidí no mirar absolutamente nada en todo el día, descansar y dedicarme a otras cosas. Y el domingo por la mañana repasé todo lo que había acumulado, pero sabiendo que no valía la pena esforzarme: lo que ya tenía asimilado en la memoria serviría si llegaba el caso, pero lo que no, no valía la pena intentar memorizarlo o tenerlo por escrito, porque estas cosas no hacen más que embarullar una retransmisión.

Ni que decir tiene que la primera experiencia fue dura, ya que Tony y yo hacía muchos años que no locutábamos juntos, y para Ricard Sierra aquella no sólo era su primera locución en directo, ¡era también su primera carrera de coches! A pesar de lo cual la cosa salió bastante bien. Tuvimos la suerte de que al celebrarse los 50 años de la carrera, todo el previo fue a base de recuerdos, con pilotos y personajes veteranos (Petty, Yarborough, Penske, Foyt…) y cosas de épocas que tenía más controladas, lo cual me permitió cogerle el pulso a la narración y coger la buena onda con mis compañeros, para seguir luego ya a ritmo de crucero hasta el final.

Después, no hay mucho que no sepáis: lo que tenía que ser un domingo por la noche ha terminado siendo tres temporadas completas de resúmenes, con algunas carreras en directo. Hemos dado así Daytona, Talladega, las tres finales en Homstead, Phoenix, Martinsville… me queda la pena de no haber podido dar Indianápolis, pero en fin, que se le va a hacer.

Lo cierto es que ayer se cerró el ciclo de tres años que había en el contrato. No se si RTVE seguirá con este campeonato, pero independientemente de ello quiero utilizar esta entrada para agradecer a todos los que nos habéis seguido vuestra lealtad y paciencia, vuestros elogios y críticas y sobre todo, vuestra rebelión cuando parecía que nos íbamos a quedar sin nada este final de temporada. Se que vuestras quejas han surtido efecto, han tenido su importancia.

Así que ahora toca despedir la NASCAR, al menos estos dos meses largos que quedan hasta que vuelva a empezar en febrero, con la incógnita de si nosotros seguiremos o no. Pero Toni, Ricard y yo queremos que hagáis esta pausa sabiendo que os estamos profundamente agradecidos por estar al otro lado siguiendo nuestros comentarios, y por habernos demostrado vuestro cariño y apoyo a lo largo de estos años. Pase lo que pase, os llevamos en nuestro corazón y no nos queda sino deciros ¡gracias y hasta siempre amigos!

PD: En la foto que abre la entrada, Carlos Castellá, Toni Burón y Ricard Sierra esperando la hora del comienzo de la carrera de Homstead, última del campeonato 2010.

El Blog de Carlos Castellá http://carloscastella.wordpress.com

Si te gustó esto ¿nos regalas un "me gusta"?

Etiquetas: , , ,











 
Copyright © 2009-2016 . Oval Zone ® . Todos los derechos reservados.