Las 10 mejores Daytona 500 de la historia - Oval Zone
Actualidad

Opinión

Germán Quiroga

Rodrigo Marbán

Ander Vilariño

Tyson Ibarra

26 feb. 2012

Las 10 mejores Daytona 500 de la historia

3:30h.
El gran día ha llegado. Cuando faltan muy pocas horas para el comienzo la 54 edición de la Daytona 500, la Gran Carrera Americana, en Oval Zone hacemos un repaso a las que posiblemente han sido las 10 mejores ediciones de este gran evento. El año pasado, Trevor Bayne era el sorprendente ganador, aunque en Daytona, ya lo sabeis, todo puede pasar.

La carrera del año pasado estuvo bien, pero no llega a la altura de la mejor Daytona 500 de todos los tiempos. Adelantamientos en el último segundo, peleas y controversia marcan esta cuenta atrás de las 10 mejores Daytona 500.

[dcs_one_half]

10.- DOMINIO APLASTANTE DE  HENDRICK MOTORSPORTS (1997)


Los años centrales de la década de los 90 fueron dominados por Rick Hendrick y sus chicos. Jeff Gordon lograba su primer campeonato en 1995, y Terry Labonte se llevaba el título el año siguiente. Hendrick lograba vencer en cuatro campeonatos durante la década.

Pero el año '97 empezaba con mucha incertidumbre en el seno de Hendrick Motorsports. A Rick Hendrick le diagnosticaron leucemia en Noviembre de 1996, y no era seguro que pudiera volver a dirigir la compañía.

Mientras su jefe se sometía a tratamiento, Jeff Gordon lograba su primera Daytona 500, siendo el piloto más joven en lograrlo. Tras él, Terry Labonte era segundo, y Ricky Craven, nuevo en el seno del equipo, era tercero.

Ese año Gordon lograba ganar su segundo título, certificando el dominio de Hendrick Motorsports durante esa década.

[/dcs_one_half]
[dcs_one_half_last]

9.- EL PADRE VENCE AL HIJO (1988)


Bobby Allison, veterano piloto de 51 años, era una estrella consagrada en la NASCAR. Su hijo Davey, había sido novato del año en la temporada de 1987 en la Cup Series, y buscaba su ansiada victoria en la Daytona 500.

Entrando en las últimas vueltas, padre e hijo trabajaban juntos para arrebatar el liderato a Darrell Waltrip. En la última vuelta, la expectación por ver quién se llevaba la victoria era enorme entre el publico. Bobby, por la parte exterior, dejaba espacio a su hijo para luchar por el triunfo, sin que éste pudiera hacer nadapara impedir la victoria de su padre.

Tras la carrera, Davey celebraba el triunfo con su padre en el Victory Lane. Cuatro años después, lograba su primer y único triunfo en la Daytona 500, un año antes de morir en un accidente de helicóptero en 1993.

Tras su victoria en Daytona, Bobby compitió hasta mediada la temporada, cuando un terrible accidente en Pocono le hería gravemente. El accidente provocó al veterano piloto pérdida de memoria, hasta el punto de no recordar haber ganado la Daytona 500 de 1988.

[/dcs_one_half_last]

8.- DAVID CONTRA GOLIAT (1990)


La Daytona 500 de 1990 fue la más decepcionante para Dale Earnhardt antes de la de 1998. Tras dominar la carrera liderando 155 vueltas, incluso teniendo una ventaja de hasta 40 segundos sobre sus perseguidores en algún momento de la prueba, el final de carrera iba a resultar mucho más apretado.

Tras una bandera amarilla en la vuelta 193, Earnhardt perdía el liderato al entrar en boxes. En el reinicio, volvía a tomar la cabeza, y cuando parecía que la primera Daytona 500 podía caer de su lado, reducía drásticamente su velocidad, precisamente en la curva 3.

Mientras Earnhardt intentaba mantener el control tras rodar sobre suciedad en la pista, Derrick Cope lograba su única Daytona 500, y sus 15 minutos de gloria, ya que solamente venció en otra prueba en toda su carrera en la NASCAR.

Este triunfo está considerado como una de las mayores decepciones de la historia de la Cup Series.

[dcs_one_half]

7.- PEARSON CONTRA PETTY (1976)


La rivalidad entre Richard Petty y David Pearson definió la década de los 70 en la NASCAR. Si no ganaba Petty, ganaba Pearson. Entre los 2 pilotos, lograron 302 victorias.

De las conseguidas por Pearson, la de la Daytona 500 de 1976 fue la más memorable.

En la última vuelta, el nº 43 de Petty lideraba la carrera. Pero en la curva 3, Pearson lograba adelantarle.

Cuando Petty intentaba retomar el liderato en la curva 4, ambos coches se tocaban y perdían el control. Pearson trompeaba y se detenía a la entrada del pit road, mientras Petty paraba muy cerca de la línea de meta.

Muchos pensaron que Petty había ganado, pero Pearson fue capaz de rodar los últimos metros mientras Petty intentaba poner en marcha su coche.

Pearson cruzó la línea de meta primero, y Petty lo hizo después, empujado por sus mecánicos.

[/dcs_one_half]
[dcs_one_half_last]

6.- THE ICKEY SHUFFLE (1989)


Darrell Waltrip había logrado casi todo antes de la Daytona 500 de 1989. Tres campeonatos y 75 victorias después, todavía no había ganado la carrera más prestigiosa de la NASCAR.

Con 56 vueltas por disputar, Waltrip entraba a hacer lo que sería su último pit stop. 56 vueltas en Daytona sin repostar era algo inusual, pero Waltrip quiso arriesgarse. Justo antes de cruzar la línea de meta, informaba por radio que se había quedado sin combustible, pero era capaz de terminar en primera posición y ganar la carrera.

Lo más memorable ocurrió en el victory lane, cuando Waltrip era entrevistado por Mike Joy:

- "He ganado la Daytona 500, he ganado la Daytona 500!!... Un momento, esta es la Daytona 50, ¿no?

Después, se puso a bailar para celebrarlo, lanzando su casco al suelo, imitando la famosa celebración de Elbert Woods, jugador de fútbol americano.

[/dcs_one_half_last]


5.- LEE PETTY GANA LA PRIMERA DAYTONA 500


En 1959, los pilotos dejaron atrás la arena de la playa de Daytona, para subirse a los altos peraltes del Daytona International Speedway.

Durante los últimos años, Bill France había trabajado para expandir el negocio, y con el DIS, realmente lo logró. Núnca se había competido en un circuito tan grande como este.

La primera carrera la disputaron 59 stock cars, de los cuales 20 eran convertibles.

Lee Petty y Johnny Beauchamp lucharon durante las últimas 30 vueltas, siendo los dos únicos pilotos en la vuelta del líder.

Justo en el momento de cruzar la línea de meta, ambos pilotos doblaban a Joe Weatherly.

En un primer momento, Beauchamp fue declarado ganador, pero mientras lo celebraba en el victory lane, Petty reclamaba la decisión a Bill France, quien lo tomaba en consideración.

France y sus comisarios pasaron tres días decidiendo quién era el ganador, hasta decidir que Lee Petty era el verdadero vencedor de la primera Daytona 500.

La incertidumbre por conocer el vencedor llevó a la NASCAR a los periódicos y telediarios, propulsando a este joven deporte hacia el éxito.

[dcs_one_half]

4.- EL SHOW DE DALE Y DALE (1993)


Dale Jarrett sólo había ganado una carrera antes de la disputa de la Daytona 500 de 1993, y Joe Gibbs era más conocido como entrenador de futbol y por ganar Super Bowls que por ser un propietario de la NASCAR. Joe Gibbs Racing sólo tenía un año de vida cuando llegó la Daytona 500 de 1993. La primera sorpresa fue la buena clasificación de Jarrett para la carrera, aunque a esta le siguieron otras.

El Chevrolet Lumina verde y negro de Jarrett llegaba a la última vuelta luchando con Dale Earnhardt. Al cruzar bajo la bandera blanca, Ned Jarrett, comentarista en la retransmisión de la televisión americana, fue instado por el productor para guiar a su hijo a casa.

La narración de esa última vuelta es una de las más memorables de la historia de la Daytona 500. Al mismo tiempo que su hijo bloqueaba a Earnhardt en la curva 4, Ned Jarrett gritaba "Lo va a lograr, Dale Jarrett va a ganar la Daytona 500!!". Esa victoria no sólo catapultó la carrera deportiva de Dale Jarrett, sino que impulsó a Joe Gibbs Racing a convertirse en uno de los equipos más competitivos de la NASCAR.

[/dcs_one_half]
[dcs_one_half_last]

3.- YARBOROUGH Y ALLISON TIENEN SUS MÁS Y SUS MENOS (1979)


La Daytona 500 de 1979 fue un gran paso adelante para la NASCAR. Era la primera carrera de 500 millas retransmitida en directo por televisión, y era la primera en la que se incluyeron cámaras dentro de los coches.

El día de la carrera, todo el país permanecía cubierto por un manto de nieve, lo que proporcionó más audiencia al evento retransmitido por la CBS. La mayoría de esos telespectadores hablarían de lo que habían visto al día siguiente.

Cuando la carrera estaba cerca de decidirse, Yarborough y Allison rodaban en cabeza distanciados de sus perseguidores. Al entrar en la recta de atrás en la última vuelta, ambos colisionaban entre si y con el muro de la curva 3.

Nada más salir de sus coches, los dos pilotos se liaban a puñetazos, mientras Bobby Allison, hermano de Donnie, intentaba separarlos.

El incidente no fue a más, pero la imagen será recordada siempre por los aficionados. Lo que no recordarán será quién ganó la Daytona 500 de aquel año.

[/dcs_one_half_last]

2.- LA NASCAR PIERDE A SU HEROE (2001)


La Daytona 500 de 2001 será recordada como el día más negro de la historia de la NASCAR. A pesar de que Michael Waltrip logró su primera victoria en Daytona.

Enfilándo la última vuelta de la carrera, Waltrip luchaba con Earnhardt Jr. por el liderato. Tras ellos, el propietario del coche de Jr., Dale Earnhardt, hacía algo que le nadie había visto hacer nunca: bloquear a un rival sin ser líder de la carrera. En aquel momento, era un padre ayudando a su hijo, y un propietario protegiendo a su piloto.

En la curva 4, Earnhardt perdió el control y golpeó el muro. El accidente no parecía ser grave, pero pasaron 5 minutos. Y después 10.

- "¿Dale está bien?" - preguntaba Darrell Waltrip en la retransmisión de televisión.

El anuncio del fallecimiento unas horas después fue un shock, no sólo para la NASCAR, sino para todo el mundo.

10 años después, no ha habido piloto capaz de asumir el rol que Earnhardt tuvo en la NASCAR.

1.- DALE EARNHARDT GANA LA DAYTONA 500 (1998)


Una de veinte. Lo que puede parecer una estadística horrible, no lo fue para Dale Earnhardt cuando logró su primera y única Daytona 500.

Antes de la carrera, los aficionados se preguntaban si Dale todavía tenía opciones para ganar la Daytona 500, ya que llegaba tras una racha de 59 carreras sin conocer la victoria.

Pero 1998 era un nuevo año, y Earnhardt lo comenzó silenciando las dudas que había sobre él. Con Larry McReynolds como jefe de equipo, Earnhardt lideró 107 de las 200 vueltas, pero a falta de 2 las banderas amarillas hiciron su aparición.

Esta vez Earnhardt aprovechó su dominio para cruzar bajo la bandera a cuadros.

Tras la carrera, fue felicitado por todos los miembros de los equipos rivales, colocados en fila en el pit road mientras el nº 3 rodaba lentamente.

El nº 3 que Earnhardt grabó con su coche en el cesped de Daytona, volverá a estar presente 10 años después de su muerte.

Si te gustó esto ¿nos regalas un "me gusta"?

Etiquetas: ,











 
Copyright © 2009-2016 . Oval Zone ® . Todos los derechos reservados.