Chase 2012: Brad Keselowski campeón de la NASCAR Sprint Cup Series - Oval Zone
Actualidad

Opinión

Germán Quiroga

Rodrigo Marbán

Ander Vilariño

Tyson Ibarra

19 nov. 2012

Chase 2012: Brad Keselowski campeón de la NASCAR Sprint Cup Series

4:39h.

Todo el Chase 2012 en Oval Zone


HOMESTEAD, Fla. - La estrategia de combustible se suponía llevaría a Jimmie Johnson a un sexto campeonato en lugar de hacer ganar a su compañero de equipo Jeff Gordon, quien ganó las Ford EcoBoost 400 de este domingo en Homestead-Miami Speedway al tiempo que Brad Keselowski se aseguró el título de la Copa Sprint

Gordon cruzó la línea de llegada 1.028 segundos por delante de Clint Bowyer, su pesadilla hace una semana en Phoenix, mientras que el Chevrolet Nro. 48 de Johnson estaba detenido en su garage, ya que sus esperanzas de llegar a un nuevo campeonato se desvanecieron por un error en una detención en boxes y a una extraña falla mecánica.

Ryan Newman terminó tercero, seguido por Kyle Busch y Greg Biffle.

Keselowski finalizó 15°, una vuelta atrás, pero las dificultades de Johnson acabaron con el suspenso de la batalla por el título en las vueltas finales de la carrera. Johnson comenzó la última carrera de la temporada 20 puntos atrás de Keselowski, pero su 36° lugar le costó el segundo puesto en las posiciones.

El campeonato de la Copa fue el primero para el propietario de equipo Roger Penske, y el primero desde 1975 para el fabricante de autos Dodge, que abandonará la Copa al final de este año.

"Significa todo -- realmente", dijo Keselowski. "Tengo el mejor equipo de las carreras, y estoy muy emocionado por ser parte de él. De arriba a abajo, Roger Penske, [el jefe de equipo] Paul Wolfe, todos los demás, los chicos del equipo y mi familia -- significa muchísimo".

Bowyer pasó a Johnson por la segunda posición de la tabla, quedando a 39 puntos del campeón debutante. Johnson terminó tercero, 40 atrás; en 11 temporadas completes de competencia en la Copa, Johnson nunca terminó peor que sexto.

Gordon hizo un poco de historia por cuenta propia. Ganó por segunda vez en el año y por 87° vez en su trayectoria, la máxima cantidad entre los pilotos activos y la tercera máxima cantidad de la historia, detrás de Richard Petty (200) y David Pearson (105). Fue el primer triunfo de Gordon en Homestead y el primero para Hendrick Motorsports.

"Esto es grandioso", dijo Gordon, quien golpeó a Bowyer como revancha el pasado domingo en Phoenix y recibió una multa de $100.000 y una quinta de 25 puntos por sus acciones. "Oye, ha sido una semana emocional y una dura -- una de las más duras que pasé, recordando mi decisión.

"Qué semana increíble. Hubo muchos altos y bajos esta semana, y poder terminar en el Círculo de la Victoria con un esfuerzo de equipo tan increíble fue impresionante... Esta es la forma en que quieres ganar una carrera, batallando contra ellos y teniendo un buen auto, haciendo todo de manera realmente inteligente".

Una agresiva estrategia de detenciones en pits pusieron a Johnson en posición de pelear por el título, pero todo se complicó para el equipo 48 tras pasar la vuelta 200.

Con la posibilidad de terminar la carrera con una sola detención más, mientras que Keselowski debía hacer dos, Johnson llevó a su auto a los pits en el giro 214. Sin embargo al salir le faltaba una tuerca en el neumático trasero izquierdo, por lo que debió ingresar otra vez para corregir ese error.

El tiro de gracia llegó en la vuelta 226, cuando Johnson regresó a los pits con un problema en la transmisión. Su auto fue llevado al garage, donde quedó hasta el final de la carrera.

"Sí, estábamos en posición y poniéndole presión al auto 2 [Keselowski] como teníamos que hacerlo", dijo Johnson con remordimiento. "Dije al comienzo de la semana que un 15° lugar no es imposible, y sin dudas lo tenía cerca.

"Él lo puso realmente interesante aquí, al final. Si pudiéramos no haber cometido el error en la calle de pits y luego la falla del motor. En verdad no entendí exactamente lo que pasó, pero sé que había aceite debajo de la parte trasera del auto".

Keselowski, quien no percibió el movimiento de Johnson cuando el N° 48 llenó el tanque de combustible en la vuelta 158, sabía que había esquivado una bala.

"Él iba a ganar esta carrera, y lo sé", dijo Keselowski. "No estuvimos tan veloces como queríamos, y seríamos los primeros en admitir eso, pero mis chicos nunca se rindieron. Seguimos trabajando, y al final incluso pudimos volver a una posición en la que no hubiera importado si él ganaba -- lo cual me hizo sentir mucho mejor.

- NASCAR Wire Service

Si te gustó esto ¿nos regalas un "me gusta"?

Etiquetas: , , , , ,











 
Copyright © 2009-2016 . Oval Zone ® . Todos los derechos reservados.