Sprint Cup Series
2 comments

Discreción, recuperación, caída y redención: el peculiar año de A.J. Allmendinger

by on 26/12/2012
 

2012 se acaba. En el automovilismo, el final del año es también el final de la temporada, y el momento ideal para hacer bagaje. NASCAR no es una excepción, y después de un año que siempre se hace largo (es lo que tiene empezar en febrero y acabar en noviembre), en invierno se suceden los movimientos: los equipos preparan sus nuevos coches, los pilotos ultiman sus contratos o renovaciones, los mecánicos y demás trabajadores agradecen el descanso. Y como en todos los años, más de uno agradecerá que este 2012 finalice cuanto antes mejor.

Es probable que uno de los que prefieran hacer borrón y cuenta nueva sea Anthony James “A.J.” Allmendinger. El piloto californiano ha cumplido 31 años hace una semana, pero su temporada ha sido demasiado movida como para evaluar la situación por encima. Todo prometía mucho, ya que llegó a Penske (avalado por su buen papel en Richard Petty Motorsports y sus cinco años de experiencia) para sustituir a un Kurt Busch despedido por sus malas formas fuera de las pistas.

Allmendinger empezó con buen pie, ganando las 24 horas de Daytona en el mes de enero, junto con su ex compañero en Champ Car Justin Wilson, y los pilotos regulares del equipo Michael Shank Racing (Oswaldo Negri y John Pew). En la Sprint Cup Series no arrancó bien, ya que mientras su compañero Brad Keselowski ganaba en Bristol, Allmendinger logró una decimoquinta posición en Fontana como mejor resultado. La situación mejoró en Martinsville: acabó segundo en lucha por la victoria con Ryan Newman, al aprovechar un accidente entre Clint Bowyer, Jimmie Johnson y Jeff Gordon en los instantes finales de carrera.

El buen hacer se confirmaba en Kansas, donde Allmendinger logró la pole position. El domingo volvió a quedarse sin suerte, ya que  perdió un cilindro después de liderar las primeras 44 vueltas. Acabó trigésimo segundo, a diez giros del ganador, Denny Hamlin. Problemas mecánicos y un accidente en Pocono no contribuyeron a la mejoría de la situación. Sí que hubo mejores resultados con dos novenos puestos consecutivos en Sonoma y Kentucky.

Pero el día 7 de julio, justo antes de correr en la Coke Zero 400 en Daytona (donde clasificó noveno para la carrera), se conocía la noticia: A.J. Allmendinger era suspendido por NASCAR por dar positivo en un control antidopaje realizado antes de la carrera de Kentucky. Tara Ragan, mánager del piloto, dijo que un estimulante fue la causa del positivo. Se pidió una segunda muestra, un contraanálisis que se hizo el 24 de julio y que confirmó el positivo de Allmendinger. No tardó en salir por la puerta de Penske, con Sam Hornish Jr. ocupando su lugar, y se inscribió en el Road to Recovery, el programa que NASCAR usa para ayudar a los pilotos que se han dopado a superar su adicción y reconducir su carrera automovilística.

El propio Allmendinger reconoció un mes después de su positivo que dos días antes de correr en Kentucky se encontró cansado y tomó una pastilla de Adderall, una anfetamina, que le había dado un amigo. Adderall también se utiliza para tratar trastornos como el de déficit de atención e hiperactividad. Pero en este caso, el piloto californiano dijo estar cansado “por la presión que me puse sobre mí mismo, ya que las cosas no iban como yo quería y es por eso que no había dormido demasiado bien durante el año.”

El 18 de septiembre fue readmitido por NASCAR después de superar el Road to Recovery. Y no tardó en volver a un volante de Sprint Cup: Regan Smith, piloto del número 78, sustituyó al lesionado Dale Earnhardt Jr. en el 88. Kurt Busch saltó del 51 al 78. Y Allmendinger aceptó la oferta de Phoenix Racing para correr con el 51 en dos carreras, que acabaron siendo cuatro. Los resultados no fueron increíbles: 24º en Charlotte, 35º en Kansas, 28º en Martinsville y 36º en Texas. Pero en Kansas se estrelló cuando iba en el top-10, y en el resto de carreras tuvo un ritmo bastante aceptable. No compitió en Phoenix ni en Homestead.

El futuro de A.J. Allmendinger es una incógnita, pero tiene mejor pinta que hace unos meses. Aunque la prioridad del piloto es seguir en la Sprint Cup Series, no ha descartado un regreso a los monoplazas, a la IndyCar, con el equipo de Michael Shank, con quien ganó las 24 horas de Daytona y del que es copropietario. También se ha rumoreado que podría desembarcar en Penske, junto con Hélio Castroneves y Will Power. Si siguiera en NASCAR, probablemente Phoenix Racing sería el equipo que haría con sus servicios, ya que su puesto en Penske lo ocupará Joey Logano y los asientos de los principales equipos están ocupados.

Allmendinger tiene la suerte de elegir su futuro. Veremos si sigue en los stock car o si por el contrario quiere volver a sus raíces y regresar al open-wheel americano.

comments
 
Leave a reply »

 
  • Lgmiguelo
    26/12/2012 at 18:07

    Yo creo que lo tiene dificil. Despues de lo de este año no creo que siga en la NASCAR, aunque he oido rumores que estaban interesados por el en las Rolex Sport Car Series.

    Responder

  • Héctor Sagués
    26/12/2012 at 21:39

    Es complicado, pero puede elegir. En la Rolex también puede recalar, pero su interés es seguir en la Sprint Cup, si puede.

    Responder

Leave a Response