Sprint Cup Series
0 comments

¿Quién mató al Sr. Johnson? Análisis NASCAR Sprint Cup 2012

by on 13/12/2012
 

Ya van dos años seguidos sin ver a Johnson con la copa Sprint. ¿Cómo puede ser que, tras cinco años de dominio en una categoría como es la NASCAR, ahora se vea relegado a una posición sin premio final?

La calidad – para algunos esto es lo mismo que suerte – de este 2012 se demostró a lo largo del año, y especialmente en el Chase. Eso que separa a los hombres de los niños. Y más de uno consiguió dar ese paso.

Brad Keselowski contra Jimmie Johnson. Ambos fueron noticia en la Daytona 500 por varios y diversos motivos. Por un lado, tenemos la primera foto hecha por un piloto durante el transcurso de la carrera. El autor de dicha foto fue Keselowski, mientras Johnson veía arruinada su carrera en un incidente en las primeras vueltas. Posteriormente, el #48 también fue penalizado con veinticinco puntos por irregularidades en su Chevy Impala.

El campeón 2011, Tony Stewart, parecía dirigido a la reválida del título tras conseguir dos victorias de forma casi consecutiva, destacando en la carrera por el liderato del Chase. Pero pese a esos pasos por el Victory Lane y veinte carreras disputadas, Stewart solo podría ser séptimo en la general.

Como sorpresas más destacables de la primera parte de temporada, la pobre primera parte de Kasey Kahne y Carl Edwards. De ambos se esperaba mucho más. Uno por estar en Hendrick Motorsports, y el otro por ser el subcampeón de 2011, empatado con Smoke. No pintaban muy bien las cosas para el #99, quien cayó de la caza al no sumar ninguna victoria.

Entonces, a falta de diez carreras se abrió la veda. La Caza, el Chase. Un formato equiparado al play-off utilizado en baloncesto o la liga americana de hockey. Una batalla que decidió un nuevo portador del honor NASCAR. Un misterio que tuvo solución, pero que a su vez dejó en el aire varias dudas.

Respondiendo a esas dudas, debo decir que es muy pronto para hacer conjeturas. Lo sucedido entre Johnson y Keselowski está predestinado a aparecer en letras doradas en el futuro. El duelo en Texas, en la antepenúltima prueba, demuestra el choque generacional tan odiado a veces. Demuestra un factor de muchos que mataron al sr. Johnson. El sexto título ansiado se le resiste, pero, ¿hasta cuándo?

Hablando de Keselowski, sólo me queda aplaudir por la temporada que se ha marcado: ha ganado o demostrado potencial en todos los tipos de circuito -en el Glen le faltó el pelo de un calvo- y, sinceramente, ojito con el joven de Michigan. No creo que tarde mucho en estar de nuevo arriba.

Cerrando el análisis, mencionar un hecho curioso: Dale Earnhardt Jr. volvió a ganar. En Michigan. Cuatro años después, como las elecciones. ¿Llegará el día del resurgir del apellido? ¿O será exterminado como lo fue su padre por la muerte y el pasado? Eso será un nuevo caso a analizar. Y quizá, se resuelva.

Be the first to comment!
 
Leave a reply »

 
Add Comment Register



Leave a Response