Oval Zone: Dale Earnhardt
Actualidad

Opinión

Germán Quiroga

Rodrigo Marbán

Ander Vilariño

Tyson Ibarra

En Oval Zone...

Mostrando entradas con la etiqueta Dale Earnhardt. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Dale Earnhardt. Mostrar todas las entradas

21 mar. 2016

Jimmie Johnson supera a Dale Earnhardt en el ranking de victorias

7:31h.

Con su victoria en el Auto Club Speedway, Jimmie Johnson,tiene ya 77 en la NASCAR Sprint Cuo, con lo que rompió el empate que había alcanzado con Dale Earnhardt, cuando ganó en Atlanta hace tres semanas, por lo que ahora es 7mo. en la historia.


Johnson quedó detrás de Cale Yarborough (83), Bobby Allison (84) y Darrell Waltrip (84).


* Piloto activo


All-time NASCAR premier series wins
Piloto Victorias Carreras Campeonatos
Richard Petty 200 1,184 7
David Pearson 105 574 3
Jeff Gordon 93 797 4
Bobby Allison 84 718 1
Darrell Waltrip 84 809 3
Cale Yarborough 83 560 3
Jimmie Johnson* 77 512 6
Dale Earnhardt 76 676 7
Rusty Wallace 55 706 1
Lee Petty 54 427 3

29 feb. 2016

Dale Earnhardt vs. Jimmie Johnson

15:14h.

Esta es la comparativa entre los dos piltos con 76 victorias en la historia de la NASCAR Sprint Cup.

Jimmie Johnson logró su victoria número 76 el domingo en Atlanta y empató a Dale Earnhardt en la lista histórica de la NASCAR.

Se convirtió en el 8vo. pilto en lograr esa cifira y ahora está al lado de otra leyenda.

28 feb. 2016

Jimmie Johnson gana en Atlanta e iguala el récord de Dale Earnhardt

17:18h.

En una repetición del resultado de la carrera en elAtlanta Motor Speedway del año pasado, Jimmie Johnson y Kevin Harvick, pelearon a fondo en las últimas 40 vueltas de la Folds of Honor QuikTrip 500, y volvieron a cruzar la meta con un 1-2.


A solo tres vueltas del final, Ryan Newman, perdió el control de su auto y causó la última bandera amarilla de la jornada, por lo que la carreta temrinó bajo bandera amarilla en tiempo extra.


Johnson y Harvick aprovecharon para entrar a pits y cambiar las cuatro ruedas con tiempos idénticos de 11.1 segundos y volvieron a la pista para el reinicio final.


Cuando se dio la bandera verde por última vez, Johnson tomó la delantera y no paró hasta cruzar la meta en primera lugar para lograr su victoria número 76 en laSprint Cup Series, con lo que igualó el récord del legendario Dale Earnhardt.


La útlima vuelta tuvo su cuota de drama por un accidente en el que se vieron involucrados Ryan Blaney , David Ragan , Landon Cassill y Aric Almirola, pero que no afectó la victoria de Johnson.


La Sprint Cup Series volverá a la acción el próximo domingo con el inicio de su gira por el Oeste, empezando con la carrera en el Las Vegas Motor Speedway (6 de marzo, 3:30 PM, Este por FOX).

19 feb. 2016

Dale Earnhardt Jr. quiso normalidad en el aniversario de la muerte de su padre

3:57h.

Tras una jornada en que las redes sociales se volcaron a conmemorar el 15 aniversario de la muerte de Dale Earnhardt, su hijo logró una victoria en la misma pista de aquella trágica jornada.

Dale Earnhardt Jr. ganó la primera de las dos Can-Am Duel en el Daytona International Speedway, con lo que aseguró su puesto de arrancada para la 58va. edición de la Daytona 500, en la que buscará su 3ra. victoria.

Su triunfo el jueves en la noche tuvo un sabor agridulce, al recordar aquel accidente del 18 de febrero de 2001.

"Es algo muy especial. Estuve pensando en eso", dijo Earndhardt Jr. "Trato de no hacer algo grande de esto. Les he dicho muchas veces lo mucho que aprecio que recuerden a papá. Me alegra el corazón todo esto que veo en las redes sociales. Quizá es la mejor manera de ver las reacciones de hoy. Veo a muchas personas mencionándolo .... es algo especial". 

Earnhardt Jr. lideró dos veces para un total de 43 de las 60 vuelta el jueves por la noche al volante del Chevrolet No. 88, bautizado "Amelia", con el que ganó el año pasado.

Y aunque el objetivo principal de la carrera del jueves era lograr una buena posición para la Daytona 500 , Earnhardt Jr. reconoció que estuvo pensando en la victoria de la carrera preliminar.

"Estuve soñando un poco en eso", dijo "Era una fecha especial. Me alegro de que no pasó nada raro. Habría sido vergonzoso en un día como hoy".

26 feb. 2012

Las 10 mejores Daytona 500 de la historia

3:30h.
El gran día ha llegado. Cuando faltan muy pocas horas para el comienzo la 54 edición de la Daytona 500, la Gran Carrera Americana, en Oval Zone hacemos un repaso a las que posiblemente han sido las 10 mejores ediciones de este gran evento. El año pasado, Trevor Bayne era el sorprendente ganador, aunque en Daytona, ya lo sabeis, todo puede pasar.

La carrera del año pasado estuvo bien, pero no llega a la altura de la mejor Daytona 500 de todos los tiempos. Adelantamientos en el último segundo, peleas y controversia marcan esta cuenta atrás de las 10 mejores Daytona 500.

[dcs_one_half]

10.- DOMINIO APLASTANTE DE  HENDRICK MOTORSPORTS (1997)


Los años centrales de la década de los 90 fueron dominados por Rick Hendrick y sus chicos. Jeff Gordon lograba su primer campeonato en 1995, y Terry Labonte se llevaba el título el año siguiente. Hendrick lograba vencer en cuatro campeonatos durante la década.

Pero el año '97 empezaba con mucha incertidumbre en el seno de Hendrick Motorsports. A Rick Hendrick le diagnosticaron leucemia en Noviembre de 1996, y no era seguro que pudiera volver a dirigir la compañía.

Mientras su jefe se sometía a tratamiento, Jeff Gordon lograba su primera Daytona 500, siendo el piloto más joven en lograrlo. Tras él, Terry Labonte era segundo, y Ricky Craven, nuevo en el seno del equipo, era tercero.

Ese año Gordon lograba ganar su segundo título, certificando el dominio de Hendrick Motorsports durante esa década.

[/dcs_one_half]
[dcs_one_half_last]

9.- EL PADRE VENCE AL HIJO (1988)


Bobby Allison, veterano piloto de 51 años, era una estrella consagrada en la NASCAR. Su hijo Davey, había sido novato del año en la temporada de 1987 en la Cup Series, y buscaba su ansiada victoria en la Daytona 500.

Entrando en las últimas vueltas, padre e hijo trabajaban juntos para arrebatar el liderato a Darrell Waltrip. En la última vuelta, la expectación por ver quién se llevaba la victoria era enorme entre el publico. Bobby, por la parte exterior, dejaba espacio a su hijo para luchar por el triunfo, sin que éste pudiera hacer nadapara impedir la victoria de su padre.

Tras la carrera, Davey celebraba el triunfo con su padre en el Victory Lane. Cuatro años después, lograba su primer y único triunfo en la Daytona 500, un año antes de morir en un accidente de helicóptero en 1993.

Tras su victoria en Daytona, Bobby compitió hasta mediada la temporada, cuando un terrible accidente en Pocono le hería gravemente. El accidente provocó al veterano piloto pérdida de memoria, hasta el punto de no recordar haber ganado la Daytona 500 de 1988.

[/dcs_one_half_last]

8.- DAVID CONTRA GOLIAT (1990)


La Daytona 500 de 1990 fue la más decepcionante para Dale Earnhardt antes de la de 1998. Tras dominar la carrera liderando 155 vueltas, incluso teniendo una ventaja de hasta 40 segundos sobre sus perseguidores en algún momento de la prueba, el final de carrera iba a resultar mucho más apretado.

Tras una bandera amarilla en la vuelta 193, Earnhardt perdía el liderato al entrar en boxes. En el reinicio, volvía a tomar la cabeza, y cuando parecía que la primera Daytona 500 podía caer de su lado, reducía drásticamente su velocidad, precisamente en la curva 3.

Mientras Earnhardt intentaba mantener el control tras rodar sobre suciedad en la pista, Derrick Cope lograba su única Daytona 500, y sus 15 minutos de gloria, ya que solamente venció en otra prueba en toda su carrera en la NASCAR.

Este triunfo está considerado como una de las mayores decepciones de la historia de la Cup Series.

[dcs_one_half]

7.- PEARSON CONTRA PETTY (1976)


La rivalidad entre Richard Petty y David Pearson definió la década de los 70 en la NASCAR. Si no ganaba Petty, ganaba Pearson. Entre los 2 pilotos, lograron 302 victorias.

De las conseguidas por Pearson, la de la Daytona 500 de 1976 fue la más memorable.

En la última vuelta, el nº 43 de Petty lideraba la carrera. Pero en la curva 3, Pearson lograba adelantarle.

Cuando Petty intentaba retomar el liderato en la curva 4, ambos coches se tocaban y perdían el control. Pearson trompeaba y se detenía a la entrada del pit road, mientras Petty paraba muy cerca de la línea de meta.

Muchos pensaron que Petty había ganado, pero Pearson fue capaz de rodar los últimos metros mientras Petty intentaba poner en marcha su coche.

Pearson cruzó la línea de meta primero, y Petty lo hizo después, empujado por sus mecánicos.

[/dcs_one_half]
[dcs_one_half_last]

6.- THE ICKEY SHUFFLE (1989)


Darrell Waltrip había logrado casi todo antes de la Daytona 500 de 1989. Tres campeonatos y 75 victorias después, todavía no había ganado la carrera más prestigiosa de la NASCAR.

Con 56 vueltas por disputar, Waltrip entraba a hacer lo que sería su último pit stop. 56 vueltas en Daytona sin repostar era algo inusual, pero Waltrip quiso arriesgarse. Justo antes de cruzar la línea de meta, informaba por radio que se había quedado sin combustible, pero era capaz de terminar en primera posición y ganar la carrera.

Lo más memorable ocurrió en el victory lane, cuando Waltrip era entrevistado por Mike Joy:

- "He ganado la Daytona 500, he ganado la Daytona 500!!... Un momento, esta es la Daytona 50, ¿no?

Después, se puso a bailar para celebrarlo, lanzando su casco al suelo, imitando la famosa celebración de Elbert Woods, jugador de fútbol americano.

[/dcs_one_half_last]


5.- LEE PETTY GANA LA PRIMERA DAYTONA 500


En 1959, los pilotos dejaron atrás la arena de la playa de Daytona, para subirse a los altos peraltes del Daytona International Speedway.

Durante los últimos años, Bill France había trabajado para expandir el negocio, y con el DIS, realmente lo logró. Núnca se había competido en un circuito tan grande como este.

La primera carrera la disputaron 59 stock cars, de los cuales 20 eran convertibles.

Lee Petty y Johnny Beauchamp lucharon durante las últimas 30 vueltas, siendo los dos únicos pilotos en la vuelta del líder.

Justo en el momento de cruzar la línea de meta, ambos pilotos doblaban a Joe Weatherly.

En un primer momento, Beauchamp fue declarado ganador, pero mientras lo celebraba en el victory lane, Petty reclamaba la decisión a Bill France, quien lo tomaba en consideración.

France y sus comisarios pasaron tres días decidiendo quién era el ganador, hasta decidir que Lee Petty era el verdadero vencedor de la primera Daytona 500.

La incertidumbre por conocer el vencedor llevó a la NASCAR a los periódicos y telediarios, propulsando a este joven deporte hacia el éxito.

[dcs_one_half]

4.- EL SHOW DE DALE Y DALE (1993)


Dale Jarrett sólo había ganado una carrera antes de la disputa de la Daytona 500 de 1993, y Joe Gibbs era más conocido como entrenador de futbol y por ganar Super Bowls que por ser un propietario de la NASCAR. Joe Gibbs Racing sólo tenía un año de vida cuando llegó la Daytona 500 de 1993. La primera sorpresa fue la buena clasificación de Jarrett para la carrera, aunque a esta le siguieron otras.

El Chevrolet Lumina verde y negro de Jarrett llegaba a la última vuelta luchando con Dale Earnhardt. Al cruzar bajo la bandera blanca, Ned Jarrett, comentarista en la retransmisión de la televisión americana, fue instado por el productor para guiar a su hijo a casa.

La narración de esa última vuelta es una de las más memorables de la historia de la Daytona 500. Al mismo tiempo que su hijo bloqueaba a Earnhardt en la curva 4, Ned Jarrett gritaba "Lo va a lograr, Dale Jarrett va a ganar la Daytona 500!!". Esa victoria no sólo catapultó la carrera deportiva de Dale Jarrett, sino que impulsó a Joe Gibbs Racing a convertirse en uno de los equipos más competitivos de la NASCAR.

[/dcs_one_half]
[dcs_one_half_last]

3.- YARBOROUGH Y ALLISON TIENEN SUS MÁS Y SUS MENOS (1979)


La Daytona 500 de 1979 fue un gran paso adelante para la NASCAR. Era la primera carrera de 500 millas retransmitida en directo por televisión, y era la primera en la que se incluyeron cámaras dentro de los coches.

El día de la carrera, todo el país permanecía cubierto por un manto de nieve, lo que proporcionó más audiencia al evento retransmitido por la CBS. La mayoría de esos telespectadores hablarían de lo que habían visto al día siguiente.

Cuando la carrera estaba cerca de decidirse, Yarborough y Allison rodaban en cabeza distanciados de sus perseguidores. Al entrar en la recta de atrás en la última vuelta, ambos colisionaban entre si y con el muro de la curva 3.

Nada más salir de sus coches, los dos pilotos se liaban a puñetazos, mientras Bobby Allison, hermano de Donnie, intentaba separarlos.

El incidente no fue a más, pero la imagen será recordada siempre por los aficionados. Lo que no recordarán será quién ganó la Daytona 500 de aquel año.

[/dcs_one_half_last]

2.- LA NASCAR PIERDE A SU HEROE (2001)


La Daytona 500 de 2001 será recordada como el día más negro de la historia de la NASCAR. A pesar de que Michael Waltrip logró su primera victoria en Daytona.

Enfilándo la última vuelta de la carrera, Waltrip luchaba con Earnhardt Jr. por el liderato. Tras ellos, el propietario del coche de Jr., Dale Earnhardt, hacía algo que le nadie había visto hacer nunca: bloquear a un rival sin ser líder de la carrera. En aquel momento, era un padre ayudando a su hijo, y un propietario protegiendo a su piloto.

En la curva 4, Earnhardt perdió el control y golpeó el muro. El accidente no parecía ser grave, pero pasaron 5 minutos. Y después 10.

- "¿Dale está bien?" - preguntaba Darrell Waltrip en la retransmisión de televisión.

El anuncio del fallecimiento unas horas después fue un shock, no sólo para la NASCAR, sino para todo el mundo.

10 años después, no ha habido piloto capaz de asumir el rol que Earnhardt tuvo en la NASCAR.

1.- DALE EARNHARDT GANA LA DAYTONA 500 (1998)


Una de veinte. Lo que puede parecer una estadística horrible, no lo fue para Dale Earnhardt cuando logró su primera y única Daytona 500.

Antes de la carrera, los aficionados se preguntaban si Dale todavía tenía opciones para ganar la Daytona 500, ya que llegaba tras una racha de 59 carreras sin conocer la victoria.

Pero 1998 era un nuevo año, y Earnhardt lo comenzó silenciando las dudas que había sobre él. Con Larry McReynolds como jefe de equipo, Earnhardt lideró 107 de las 200 vueltas, pero a falta de 2 las banderas amarillas hiciron su aparición.

Esta vez Earnhardt aprovechó su dominio para cruzar bajo la bandera a cuadros.

Tras la carrera, fue felicitado por todos los miembros de los equipos rivales, colocados en fila en el pit road mientras el nº 3 rodaba lentamente.

El nº 3 que Earnhardt grabó con su coche en el cesped de Daytona, volverá a estar presente 10 años después de su muerte.

24 feb. 2011

Bobby Dale Earnhardt, tras los pasos de su abuelo

6:07h.
“El recuerdo más entrañable de mi Papa Dale es de un mes antes de su muerte (Enero 2001). Estábamos Papa Dale, mi padre y yo. Estábamos cazando en su finca, y yo maté mi primer venado. ¡Estaba tan emocionado! Sacaron algunas fotos aquel día…algunas no salieron demasiado bien porque ya sabes cómo tiene el pulgar mi padre. No parece que hayan pasado 10 años… Te aseguro que le echo de menos”. Bobby Dale Earnhardt

Bobby Dale Earnhardt nació el día 1 de Septiembre de 1987 en Rowan County, Carolina del Norte. Es el primogénito de Kerry y Carolyn (Hudson) Earnhardt y el primer nieto del siete veces ganador de la Winston Cup, Dale Earnhardt Sr.

Cuando tenía 2 años, Bobby Dale dio la bienvenida a su hermano pequeño, Jeffrey.
Jeffrey, también un piloto con talento, compite actualmente en la Camping World Truck Series a tiempo completo, con el equipo Rick Ware Racing.

Antes de que Bobby Dale empezara la escuela elemental, Kerry y Carolyn se divorciaron, y ambos se volvieron a casar.

El nuevo matrimonio de Kerry y Renee trajo consigo una hermana política, Blade Compton, y una hermanastra, Kayla Earnhardt. Por su parte, el matrimonio entre Carolyn y Jamie Hudson trajo otra hermanastra, Kaitlyn Hudson.

Bobby Dale comenzó su senda académica en el Landis Elementary School, desde la guardería hasta el tercer curso. En ese momento fue transferido al South Elementary School, para cumplir cuarto y quinto curso. Durante el sexto y séptimo cursos, Bobby Dale recibió clases particulares, impartidas por su madre política, Renee. En esa época, su padre, Kerry Earnhardt, competía a tiempo completo en la Busch (actual Nationwide) Series, y se llevaba a su familia a los circuitos por todo el país.

Bobby Dale disfrutó mucho esos dos años en los circuitos, y recibió una excelente educación por parte de Renee, ya que cuando regresó al Sistema Público de Enseñanza (8º curso en Mooresville Middle), su nivel estaba por encima de sus compañeros de clase con su misma edad.

En otoño de 2002, Bobby Dale ingresó en su primer curso en el Mooresville High School, donde sus materias favoritas eran matemáticas e historia. El inglés, por otra parte, era lo que menos le gustaba.

Siempre muy sociable, Bobby Dale trabajó duro durante los 4 años de instituto en la finca de su tío Dale Jr., más los 2 años siguientes a su graduación (2002 – 2008). Allí era el responsable de su mantenimiento, y del mantenimiento de los vehículos particulares de su tío. También ayudó a construir varias estructuras de la finca, como el pueblo del oeste, el mini golf, el área de paintball, y dos circuitos de go-cart. Además, Bobby Dale participó en la ROTC, y formó parte del equipo de lucha del instituto, llegando a ganar dos medallas de plata, y del equipo de golf en su último año.

Bobby Dale se graduó en 2006. A la edad de 18 años, tuvo la oportunidad de formar parte del Pit Crew del coche de su tío en la Hooters Pro Car, donde sus funciones iban de mecánico a encargado del repostaje.

Bobby Dale describe a su tío como un buen jefe para quien trabajar.

Además de viajar con el equipo de su tío, completó un año en el Richmond Community College, aunque no volvió al empezar a seguir a la gente que le abrió los ojos del mundo de la fiesta.

Bobby Dale tiene muchas aficiones: cazar, pescar, competir, los ordenadores, la playa, la montaña, los amigos, la música, hacer ejercicio y los coches. Correr en cortacésped, go-carts y stock cars es un talento que, definitivamente, Bobby Dale posee.

Sin embargo, tiene otro talento del que no todo el mundo es consciente todavía. Es la habilidad para relacionarse con los adolescentes y hablarles de los peligros de tomar drogas.

- “Le puede ocurrir a cualquiera, incluso a un Earnhardt. Durante los meses en los que no hay competición, realmente quiero hablar con los chavales sobre las drogas y las consecuencias de las buenas y malas decisiones.”

Bobby Dale ya ha “adoptado” la Healthy Youth Coalition, que cubre aproximadamente 16 escuelas en el área comprendida entre Upper Peninsula Michigan y el Noreste de Wisconsin. Será una parte integrante de varios eventos que se organizarán en primavera y a lo largo del año.

Competición.
Bobby Dale comenzó a correr en go-carts cuando tenía unos siete u ocho años. Su abuelo Jack Key le regaló su primer go-cart. Durante los años de instituto, trabajó en la finca de su tío, manteniendo sus vehículos privados. A los 18 años, se convirtió en uno de los miembros del equipo de su tío como mecánico y “catch can man”. Ya con 20 años, se interesó por las carreras de cortacésped, UCARS y Late Model con Forever 3 Racing.

Cuando era joven, Bobby Dale soñaba con ser un piloto de carreras. Al pasar a la adolescencia, pasó a interesarle más ser jefe de equipo… Ahora, a los 23 años, Bobby Dale sueña con competir, y poder tener algún día su propio equipo de carreras.

Bobby Dale vive actualmente en Rockingham, Carolina del norte. Trabaja como cocinero en el Kentucky Fried Chicken, y asiste a su madre, Carolyn, en su oficina cuando es necesario.

TeamEarnhardt: “Algo mágico ocurre cuando juntas a un grupo de personas de disciplinas diferentes con un propósito común” (Mark Stefik)

19 feb. 2011

El nº3, protagonista del homenaje a Dale Earnhardt en Daytona

9:00h.
El Daytona International Speedway guardará un escrupuloso silencio durante la tercera vuelta de la Daytona 500, para honrar la memoria de Dale Earnhardt, al cumplirse 10 años de su triste fallecimiento.

Como todos los aficionados a la NASCAR saben, Earnhardt falleció en un accidente en la última vuelta de la Daytona 500 del 2001, y por ello, la mítica pista de Florida ha estado trabajando en rendir un merecido homenaje al mítico piloto.

Durante la tercera vuelta de la Daytona 500, tanto el público presente, como los comentaristas de televisión, guardarán silencio. Además, las más de 200000 personas que asistirán en directo al evento, permanecerán de pie alzando su mano con tres dedos.

- "Suena muy bien" - opinaba Dale Jr. - "Me encanta ver cómo se le honra y se le reconoce. El es afortunado, y yo también por ser testigo, y ser una pequeña parte de ello".

- "Será una buena experiencia para mi. Espero que su madre Martha esté viendo cada segundo, y que sus hermanos y hermanas estén complacidos. Espero que sea una experiencia positiva"

Como parte del homenaje, el número 3 también se pintará la noche del sábado en el cesped de Daytona, antes de la disputa de la primera carrera de la temporada.

7 ene. 2011

Dale Earnhardt Jr.: Ayer, Hoy y Siempre

2:00h.
Most Popular Driver (Piloto más popular). En USA, estas tres palabras han estado asociadas a un mismo piloto durante los últimos ocho años. Ocho años en los que los fans de la NASCAR lo han ratificado con sus votos una y otra vez.

Estamos hablando, por supuesto, de Dale Earnhardt Jr.

Desde el momento en el que se sentó a los mandos del coche de su padre en la entonces conocida como Busch Series (actual Nationwide Series), todo el mundo sabía que sobre sus hombros debería llevar la carga de un gran nombre. Dos títulos de la segunda división de la NASCAR después, su nombre fue reconocido y mantenido donde todos querían verlo: en lo más alto.

Tras la muerte de su padre, se convirtió en el piloto más querido por los aficionados. Sus fans, la “Junior Nation”, siempre están ahí, ya sea para alegrarse al verle liderando una vuelta, o para animarle cuando rueda en la parte de atrás.

Ocho años teniendo el honor de ser el más votado, es un periodo muy largo, en los que muchas cosas han cambiado.

La pregunta es: ¿Cuánto tiempo seguirá estando ahí?

Después de varias temporadas sin pena ni gloria, los aficionados han seguido confiando en su piloto, por lo que se podría suponer que su reinado continuará durante muchos años más.

Desde este lado del charco, los aficionados a la NASCAR no entendemos muy bien la devoción que sienten los fans americanos por Dale Jr. Al no vivir desde dentro la cultura de la NASCAR, nos preguntamos el por qué de esta devoción.

Intentaremos explicarlo a continuación:

En primer lugar, la marca “Dale Earnhardt Jr.” ha llegado a un nivel de reconocimiento que para sí quisieran muchas grandes empresas internacionales. Cualquiera de sus productos de merchandising se vende más que el de muchos otros pilotos juntos.

Como ejemplo de esta pasión por lo que rodea a “Jr.”, antes de debutar con el Chevy nº 88, los modelos en escala se agotaron nada más colocarlos en las tiendas, y las gorras y camisetas no le fueron a la zaga.

El apellido Earnhardt es sinónimo de NASCAR desde los tiempos de su abuelo Ralph, que ya era famoso pilotando en pistas de tierra. Su padre Dale, se convirtió en una leyenda gracias a sus triunfos y su manera de competir. Tras su  muerte, sus seguidores dirigieron las miradas hacia el hijo, heredero del apellido más ilustre de la NASCAR.

Solamente por esto, la presión que debe soportar Dale Jr. es muy grande, pero parece que esta circunstancia no le supone ningún problema.

Otra de las razones por la que continua en la cima de la popularidad es por haberse ganado el respeto de los demás pilotos. Earnhardt Jr. ama la NASCAR desde que nació, y eso se nota. Su manera de comportarse en la pista y fuera de ella, le ha llevado a ser uno de los personajes más importantes del circo. El respeto hay que ganárselo, y él ciertamente lo ha hecho.

Pese a su juventud, Jr. ha demostrado ser un piloto inteligente, y una persona que tiene las cosas muy claras.

Tras la muerte de su padre, los que eran sus fans demostraron su odio hacia Sterling Marlin, desafortunado protagonista del trágico accidente. Después de recibir correos amenazándolo de muerte, Dale Jr. tomó cartas en el asunto declarando su total rechazo ante los hechos. Las amenazas cesaron inmediatamente después.

Cuando decidió abandonar el equipo fundado por su padre, demostró su honestidad al admitir que era por los problemas surgidos con Teresa Earnhardt, su última mujer, por el control del equipo DEI. Su salto a Hendrick Motorsports fue un paso que nadie discutió.

Otra de las causas de su popularidad es la atención continuada que le profesan los medios. Todo lo que rodea a Dale Jr. es noticia, y cada detalle es un titular. Como ocurre en estos casos, es difícil definir si su popularidad es la razón o la causa de esta atención.

Dale Earnhardt Jr. no es sólo piloto, sino que también es propietario de un equipo en la Nationwide Series. El JR Motorsports ha tenido muy buenos resultados desde que comenzó su andadura en la segunda división de la NASCAR, acogiendo en su seno a grandes pilotos como Brad Keselowski, o más recientemente, la superestrella Danica Patrick.

Su equipo también es uno de los más reputados entre aficionados y pilotos, y es otro de los pilares que apoyan su popularidad.

Por último, la “Junior Nation” continua creciendo año a año. Ahora con el nº 88, los fans adquieren merchandising y acuden a los circuitos en masa, y ningún otro grupo de aficionados a cualquier otro piloto puede competir contra eso.

En definitiva, haga lo que haga en la pista, Dale Earnhardt Jr. seguirá siendo el piloto favorito de la NASCAR.

20 dic. 2010

NASCAR 2001 – 2011

6:10h.
Entre los días 15 y 16 de diciembre, un puñado de pilotos de la NASCAR Sprint Cup Series volvieron de sus cortas vacaciones y se pusieron a trabajar en el renovado Daytona International Speedway. Ha sido la primera vez que se ha rodado en el nuevo asfalto, en los test de preparación para la próxima Daytona 500, y para la temporada 2011.

En cierto modo, estos test simbolizan el inicio de una nueva década para la NASCAR, y el final de otra que ha estado llena de enormes cambios, increíbles actuaciones y devastadoras pérdidas.

Hace ahora 10 años, Bobby Labonte era el reciente campeón, y Dale Earnhardt reivindicaba su continuidad con un segundo puesto.

Su siguiente carrera iba a ser la última.

La década del 2000 comenzaba con uno de los momentos que han marcado la historia de este deporte. Dale Earnhardt perdía la vida en la última vuelta de la Daytona 500 del 2001, y la NASCARtomaba la decisión de hacer una especie de introspección y analizar cual era su situación.

Las consecuencias de aquel fatal accidente se pueden ver con toda claridad hoy en día: el Car of Tomorrow de la Sprint Cup y el nuevo coche de laNationwide Series del 2011, son fruto de las investigaciones llevadas a cabo a raíz de aquel accidente.

Los cascos y dispositivos HANS que actualmente se utilizan en todas las competiciones automovilísticas, también son consecuencia de los secretos que reveló aquella muerte.
Los asientos donde se sientan cada uno de los pilotos que se introducen en las poderosas máquinas que les llevarán hasta los 320 km/h, están ahí porque la NASCAR descubrió aquel fatídico día lo frágil que es el cuerpo humano dentro de un coche diseñado para soportar un enorme castigo y aún así terminar la carrera.

Hace 10 años, la temporada no terminaba con el Chase for the Sprint Cup. Ni siquiera existía la Sprint Cup. Hace 10 años, la competición se denominaba Winston Cup, que pasó a llamarse Nextel Cup, para convertirse en la Sprint Cup actual.

Los aficionados que crecieron viendo la NASCAR, ni siquiera se podían imaginar que el campeonato se iba a decidir con un play off pocos años después.

Y cuando la década comenzaba, nadie sabía quién era Jimmie Johnson, o Chad Knaus, y todo el mundo pensaba en si algún otro piloto podría lograr la relevancia que en aquel momento tenían Jeff Gordon o Ray Evernham.

El propio Gordon ganaba el campeonato de 2001, y para muchos parecía inevitable que era el elegido para destronar a Earnhardt y Petty.

Y entonces, el mismo Gordon descubrió al verdadero protagonista de la década que nos deja. En el año 2001, la inmortalidad de Gordon en laNASCAR parecía segura. En el 2011, se ha convertido en uno más del pelotón, de los que intentarán destronar a su protegido, el cinco veces campeón Jimmie Johnson.

La década del 2000 comenzaba con la pérdida de uno de los personajes más importantes de la historia de la NASCAR, y ha terminado con la aparición de su posible sustituto.

Esperemos que los próximos 10 años sean tan apasionantes como han sido los 10 últimos.

27 nov. 2010

Superman Johnson, entre los grandes de la NASCAR

3:00h.
El pasado fin de semana la temporada 2010 de la NASCAR Sprint Cup Series llegó a su fin. El hasta entonces tetracampeón, Jimmie “Superman” Johnson, lograba escribir una nueva página en la historia de la NASCAR al convertirse en el primer piloto que logra cinco campeonatos consecutivos.

En el año que más dificil y competido ha sido el Chase, el piloto del Chevrolet nº 48 ha dado lo mejor de si mismo, y por fin ha demostrado la clase de piloto que es.

Pese a que durante las cinco últimas temporadas ha sido campeón, haciendo parecer sencillo ganar un campeonato como la Sprint Cup Series, es necesario recapacitar y asimilar lo dificil que es alcanzar lo que el piloto nacido en El Cajon, California, ha logrado. Durante todos estos años, las temporadas han sido muy largas, al igual que las carreras, en las que con 43 coches en pista todo puede pasar. Durante los cuatro años anteriores en los que Johnson logró el campeonato, demostró tener el mejor equipo, y ser el piloto más regular, compitiendo contra sus rivales. Este año en cambio, ha tenido que enfrentarse con obstáculos diferentes.

Además de demostrar que es el mejor, y que está respaldado por un gran equipo, dirigido por Chad Knaus, indiscutiblemente el mejor jefe de equipo de la NASCAR, Johnson ha lidiado con cambios en el calendario, realizados expresamente para dificultar la consecución de su quinto título. La NASCAR ha buscado, con éxito, la manera de igualar las fuerzas, y hasta la última carrera no se ha dilucidado el vencedor.

Jimmie Johnson es una clase de piloto diferente. No posee raices sureñas, como muchos de los grandes campeones que ha dado este deporte, y se caracteriza por una gran inteligencia y un mejor control de sus emociones. Puede que sus habilidades al volante no puedan compararse con otros grandes pilotos de la NASCAR, pero actualmente, el conjunto Johnson-Knaus-Hendrick Motorsports garantiza unos resultados superiores a lo normal.

Jimmie comenzó su exitosa carrera en la NASCAR en el año 2002, completando su primera temporada a tiempo completo en la entonces Winston Series. Ese primer año, Johnson lograba 3 victorias, 6 Top5 y 21 Top10. La temporada siguiente, el piloto del nº 48 repetía número de victorias, con 14 Top5 y 20 Top10.

Durante los dos años siguientes, “Superman” lograba mejorar sus resultados, aumentando el número de victorias, llegando incluso a la carrera final de Miami del año 2005 con opciones para ser campeón.

Ese año, Tony Stewart lograba ganar el campeonato, siendo el último piloto en lograrlo antes de la Era Johnson.

Desde la temporada 2006 hasta la actualidad, los números de Johnson son impresionantes. A sus cinco títulos consecutivos, hay que sumarles sus 53 victorias, y sobre todo, su indiscutible regularidad.

El pasado domingo, Johnson no sólo ganaba un nuevo campeonato, sino que se acercaba un paso más a las más grandes leyendas de la NASCAR. Richard “The King” Petty y Dale “The Intimidator” Earnhardt lograron 7 títulos. Jimmie “Superman” Johnson lleva 5, pero conseguidos en un periodo de tiempo menor de lo que tardaron los otros dos grandes en sumar los 5 primeros.

Jimmie Johnson tiene actualmente 35 años, y un largo futuro por delante en la NASCAR. No es descabellado pensar que podemos estar ante el piloto más grande de todos los tiempos.

Cinco titulos consecutivos es un record que puede que no se supere jamás, a no ser, quzá, que lo logre el piloto del Chevy nº 48, Jimmie Johnson.

28 sept. 2010

La NASCAR tiene cara

2:30h.
Cuando una marca de cosméticos o de ropa firma un contrato con un personaje publico, ya sea una modelo o un actor, este pasa a ser conocido como la imagen del producto que promociona. Si el departamento de marketing hace bien su trabajo, cada vez que el publico vea a ese personaje, lo identificará con el producto que representa. Será la cara de la marca.

Dado que la NASCAR es una gran compañía, donde la publicidad y el marketing tienen una importancia excepcional, ¿Quién o qué representa la NASCAR?

Obviamente, tras ser campeón durante los últimos 4 años, a muchos aficionados les viene a la cabeza la imagen de Jimmie Johnson. De hecho, se hace difícil acordarse del último ganador del campeonato que no se llame como él.

Hay que remontarse hasta el año 2005 para encontrar a Tony Stewart como último campeón antes de la era Johnson.

Para los aficionados recientes, el piloto del número 48 es el único campeón que han visto ganar, y su presencia en televisión y en anuncios comerciales de las marcas que a su vez le patrocinan, ha conseguido que tanto sus seguidores, como los fans de otros pilotos, lo tengan muy presente cuando se habla de la NASCAR.

Su visita a la casa blanca, y el momento en el que explica al presidente Obama el trabajo que realiza cuando pilota su Chevrolet, dieron la vuelta al mundo, proporcionando a los aficionados de otros países una imagen clara de quien representa a este deporte.

Está claro que Johnson puede ser ahora mismo la imagen de la NASCAR.

Pero ¿que hay de los demás pilotos?

Jeff Gordon es uno de los personajes que abrió las puertas para que el gran publico supiera más acerca de la NASCAR. Su imagen de niño guapo en anuncios de relojes cuando luchaba de tu a tu contra las viejas glorias, ayudó a que el interés por la categoría ascendiera como la espuma.

No considerar al Du Pont Chevrolet número 24 como un icono de la NASCAR, podría ser una falta de respeto al cuatro veces campeón, ya que sus logros han tenido una relevancia muy importante para la propia NASCAR.

Pero pese a que Gordon es ya una leyenda, y Johnson parece que no sabe hacer otra cosa que ganar, siendo acusado de falta de carisma y personalidad, ambos son eclipsados en popularidad por su compañero en el equipo Hendrick Motorsport Dale Earnhardt Jr.

El apellido Earnhardt no llega a traspasar la frontera de lo que son las carreras de stock car, pero no hay duda de que las personifica.

En Estados Unidos, incluso los que no saben nada de la NASCAR saben quién es Dale Jr., ya que está en la cuarta posición en la lista de estrellas del deporte mejor pagadas de la revista Fortune. Además, sus artículos de merchandising mueven más dinero que el de varios de sus rivales juntos, siendo elegido piloto más popular de la NASCAR en los últimos 7 años consecutivos.

No hay razón para que eso cambie este año. Los aficionados se alegran cuando lo hace bien en la pista, y se decepcionan cuando hace malas carreras. Dale Earnhardt Jr. influye en los fans de la NASCAR.

Cuando millones de personas piensan en la NASCAR, la cara que ven es la de Dale Jr.

Hasta ahora hemos tenido en cuenta la era moderna, la era en la que el marketing y la publicidad adquirieron una relevancia fundamental para el deporte. Pero si tenemos en cuenta a los aficionados un poco más veteranos, está claro que si piensan en la NASCAR, la cara que les vendrá a la mente será la de Richard Petty, la de Darrell Waltrip o la de Dale Earnhardt.

La imagen de la NASCAR en 2010 puede ser la de Kevin Harvick y su color amarillo, tras liderar la clasificación durante toda la temporada y haber firmado un contrato con Budweiser para el año que viene. O podría ser Kyle Busch, y su hambre de victoria cada vez que se sienta tras el volante.

Tal vez la cara de la NASCAR no sea ninguno de ellos. Tal vez la verdadera cara de la NASCAR es la de la gente que acude al circuito, la de los fans que ven las carreras por televisión.

Si realmente quieres ver de cerca la cara de la NASCAR, acércate a un espejo y observa la imagen reflejada.

Justo frente a tí tendrás la verdadera imagen de la NASCAR.

3 jul. 2010

El número 3 vuelve a ganar en Daytona

7:44h.
El homenaje que Dale Earnhardt pretendía ofrecer a su padre en la carrera de la Nationwide Series del viernes no ha podido tener un mejor colofón: ver el nº 3 de nuevo en el Victory Lane en Daytona. Al final no hubo burnout, sólamente recuerdos,satisfacción, y una vuelta de honor en sentido contrario antes de llevar el nº 3 al lugar que le corresponde, el de los ganadores.

En honor a la presencia de su padre en la clase inaugural del recientemente abierto NASCAR Hall of Fame, Dale Earnhardt Jr. pilotó el Wrangler Chevrolet nº 3 de Childress Racing en la Subway Jalapeño 250, disputada en el Daytona International Speedway. Dale Jr. tenía la oportunidad de pilotar un coche con los mismos colores con los que su padre comenzó a hacerse un nombre en la historia de la NASCAR.

Y el final no pudo ser mejor.

Tras liderar un total de 33 vueltas, Dale Jr lograba su vigesimotercera victoria en la Nationwide Series, sexta en Daytona, una menos de las que consiguió su padre en el mítico Superspeedway. Lo ha conseguido en la primera y última vez que corre con el nº 3.



- "He trabajado duro para intentar ganar aquí" - decía Dale Jr. al terminar la prueba - "Estoy orgulloso de que él esté en el Hall of Fame, y él estará orgulloso por esto. Estoy seguro. Esto es por sus fans. Espero que ellos hayan disfrutado esto"

Tras recoger la bandera a cuadros, el nº 3 volvió a dar la vuelta de honor en Daytona, con el reconocimiento de todos los presentes.

La primera carrera del nuevo modelo de competición de la Nationwide Series terminó en un típico final G-W-C, donde Joey Logano fue segundo, seguido por el Rookie Ricky Stenhouse Jr., con el primero de los Mustang, y por Carl Edwards, con el primero de los Challenger. Kevin Harvick completó el Top5.

Brad Keselowski conntinua liderando la clasificación, seguido por Carl Edwards y Justin Allgaier.

La próxima cita con la Nationwide Series será en el Chicagoland Speedway el viernes que viene, también por la noche.

2 jul. 2010

Earnhardt vuelve a correr en Daytona

12:30h.
La Subway Jalapeño 250 va a ser una de las carreras de la Nationwide Series más importantes de la historia de la NASCAR. Además del debut del nuevo coche, y de la presencia de Danica Patrick, el espírito del gran Dale Earnhardt estará más presente que nunca en el mismo circuito en el que perdió la vida.

Su hijo, Dale Earnhardt Jr., pilotará el Chevrolet Impala nº 3 con los colores amarillo y azul, y el patrocinio de Wrangler, en homenaje a la presencia de su padre en la clase inaugural del NASCAR Hall of Fame.

En este caso excepcional, que según el propio Earnhardt Jr. no se va a repetir, el coche de Richard Childress  será decorado con  los mismos colores que lucía "The Intimidator" cuando empezó a forjar su leyenda. Tras el acuerdo entre Richard Childress, dueño del coche nº 3 de la Nationwide Series, Teresa Earnhardt, viuda y madre política de Dale, y Jr. Motorsports, en Daytona podremos volver a ver rodar el que, para muchos, es un coche mítico.

- "Este es un acuerdo puntual" - explicaba Dale Jr. sobre este acontecimiento - "No tengo intención de crear el hábito de correr con el número de mi padre y su decoración cada año, y estoy bastante seguro de que esta será la última vez que corra con el nº 3. Es el número de mi padre. Se lo hemos tomado prestado este fin de semana para hacerle un homenaje, y espero que los fans le recuerden cuando vean este coche amarilo y azul en la pista".

Earnhard pilotó el coche de Richard Childress con el patrocinio de Wrangler desde 1981 hasta 1987, ganando los campeonatos del 86 y 87.

29 jun. 2010

La NASCAR necesita un nuevo Intimidator

9:36h.
Tras de la actuación de Jeff Gordonhace dos semanas en Sonoma, tanto prensa como aficionados preveían un ajuste de cuentas durante la carrera de New Hampshire. Seguramente el propio piloto del Chevrolet nº 24 esperaba ver a Martin Truex Jr. aparecer de la nada para enviarle contra el muro. Pero no ocurrió nada de eso. Los pilotos se comportaron muy correctamente, y al final no saltaron las chispas que todos esperaban. Aunque lo que si hubo fue una pequeña dosis de drama.

Después de que Jeff Burton provocara el trompo de Kyle Busch a sólo 11 vueltas del final, siendo la segunda neutralización de la carrera debida a un accidente, todo fueron sutiles roces, cambios de lider, y disculpas.

Las últimas vueltas de la Lenox Industrial Tools 301 estuvieron marcadas por el intercambio de golpes entre Kurt Busch y Jimmie Johnson, que dejaron con un gran sabor de boca a todos los apasionados por la NASCAR.



Esa forma de competir, adelantando a tu rival aún sacándolo de la pista, es herencia de uno de los pilotos más grandes de la historia del automovilismo: Dale Earnhardt, The Intimidator.

- "Ese nº 3 era algo que no querías ver por tu retrovisor, porque sabías que algo iba a ocurrir" - decía Terry Labonte hace unos años sobre Earnhardt. - "A veces no importaba si era luchando por el liderato o no".

Otro de los pilotos que provocaba esa clase de miedo entre sus rivales era David Pearson. Todos sabían que si había algo que se interponía en su camino hacia la victoria, no dudaba en quitárselo de encima. No se detenía ante nada.

Ahora mismo, ninguno de los pilotos de la parrilla produce ese efecto en sus rivales. Ni siquiera Kyle Busch, y su hambre de triunfos, o el mismísimo Johnson, tras su adelantamiento del pasado domingo.

- "El coche o el piloto más intimidatorio ahora mismo es aquel que te estropea el día, y realmente no importa quién es" - admitía Jeff Gordon - "Hoy en día, gracias a las mejoras aerodinámicas, puedes aguantar mejor cuando alguien se pega a ti."

- "No hay nadie que se parezca ni remotamente a Earnhardt" - decía el 4 veces campeón con una sonrisa - "Earnhardt podía alcanzarte y, sin ninguna razón, ir a por ti. En ese momento te preguntabas: ¿pero qué he hecho yo?. No hay nadie como el, ni lo habrá."

11 may. 2010

¿Por qué odias a Jimmie Johnson?

9:06h.
El pasado sábado por la noche, el cuatro veces campeón de la NASCAR Sprint Cup, Jimmie Johnson, era embestido violentamente por el descontrolado coche de A.J. Allmendinger, y terminaba prematuramente su participación en la Southern 500 del Darlington Raceway.

Hasta aquí ninguna novedad. Un lance de carrera en el que el número 48 estaba en el lugar equivocado en el momento menos oportuno. Pero lo que realmente llamó la atención fue el estruendo de júbilo de la grada al ver que el piloto californiano abandonaba la prueba.

¿Es Jimmie Johnson el nuevo "malo" de la película?

Historicamente los fans de la NASCAR han odiado a pilotos como Darrell Waltrip, Dale Earnhardt, Rusty Wallace, Jeff Gordon o Kyle Busch, quienes realmente podían variar el signo de la competición con su conducción agresiva, a veces violenta, pero que tras bajar del coche sus declaraciones eran comparadas con el lloriqueo de un niño al quejarse. A muchos esas actitudes les gustaban, pero también eran odiadas por otros.

Hoy en día los fans de la NASCAR odian la monotonía y la neutralidad, o lo que se conoce como "Pilotos Vainilla". Jimmie Johnson lleva 4 años ganando el campeonato con superioridad, practicamente sin hacer ruido, simplemente haciendo bien su trabajo y siendo superior en la pista. Llegar, correr y ganar. Y a la pista siguiente.

Durante estos cuatro años de boca de Johnson no ha salido ni una palabra malsonante, ni un quejido, y en ningún momento pierde los nervios y la compostura. Su exageradamente moderado estilo ha llegado a ser mal visto por una gran cantidad de fans.

La temporada pasada, Kyle Busch tenía el "honor" de ser el piloto más odiado, pero ahora mismo, Johnson le ha arrebatado el cetro.

Este año, cuando Johnson gane, los abucheos irán en aumento, y cuando tenga mala suerte como la pasada carrera en Darlington, los gritos de júbilo se oirán  mucho más lejos.

Aunque esto también puede ser visto de otro modo: Jimmie Johnson es el piloto número 1, en todos los sentidos.

20 abr. 2010

Kyle Busch consigue la quinta victoria en Texas

2:09h.
Kyle Busch ha logrado el record de 5 victorias consecutivas en el Texas Motor Speedway, tras lograr batir a su compañero de equipo Joey Logano y cruzar en primera posición bajo la bandera a cuadros en la O´Reilly Auto Parts 300 de la Nationwide Series disputada el lunes por la tarde, después de ser aplazada en 2 ocasiones debido al mal tiempo. Busch se convierte así en el tercer piloto, junto a Dale Earnhardt y Jack Ingram en conseguir 5 victorias consecutivas en la Nationwide Series en el mismo circuito.

Junto al triunfo de su compañero de equipo Denny Hamlin en la Sprint Cup Series, también disputada el lunes, el Joe Gibbs Racing se convierte en el primer equipo en ganar las 2 máximas categorías de la NASCAR el mismo día.

Tras liderar 153 de las 200 vueltas, Busch lograba imponerse, por delante de Logano, Reed Sorenson, Brad Keselowski y Kevin Harvick.

Esta victoria coloca a Busch en la primera posición de la tabla, con 20 puntos de diferencia sobre Brad Keselowski, segundo, y 65 sobre Kevin Harvick, que es tercero.

La siguiente prueba de la Nationwide Series se disputará el próximo sábado en el Talladega Superspeedway.

14 feb. 2010

Daytona 500

9:00h.
La Daytona 500 ha sido la carrera más prestigiosa de la NASCAR desde su fundación, y no solamente por la gran suma que se embolsaba el vencedor, sino también por el prestigio de ser el piloto vencedor en una de las pruebas más duras del automovilismo mundial. Desde su primera edición, en el año 59, en la que Lee Petty se impuso a Johnny Beauchamp en un apretadísimo final, que tuvo a los aficionados 3 días en vilo hasta que se anunció el ganador, en Daytona se han vivido algunos momentos inolvidables, que permanecerán escritos con letras de oro en la historia del automovilismo. A continuación, algunas e las ediciones más memorables de la Gran Carrera Americana:

En 1960, Robert “Junior” Johnson logró terminar delante de sus 67 rivales tras disputar la carrera con un coche “viejo y lento”. Lo consiguió al utilizar el “drafting”, o rebufo, para adelantar a los líderes de la prueba. Era la primera vez que un piloto empleaba este efecto aerodinámico, desconocido en aquel entonces, y que caracteriza desde sus inicios a las carreras que se disputan en Daytona.

Pilotando un potente Plymouth, empujado por el nuevo motor Hemi, Richard Petty lideró 184 de las 200 vueltas de la carrera de febrero de 1964, para lograr su primer triunfo en un Superspeedway. Un dominio similar demostró Mario Andretti tres años después, al imponerse en la Daytona 500 tras liderar 112 del total de 200 vueltas.

El año 1970 comenzaba con el record de clasificación de Cale Yarborough, con una media de 312,237 km/h. La carrera fue una prueba de eliminación, ya que uno tras otro los pilotos iban quedándose en el camino. En la vuelta 192, Pete Hamilton rebasaba a David Pearson y lograba imponerse en la primera de las 4 Daytona 500 de su carrera deportiva, ante una multitud de 103.800 espectadores, record absoluto de asistencia hasta la fecha.

Debido a la crisis del petróleo de 1973, la temporada del año 74 empezaba con recortes en la longitud de las carreras, por lo que la Daytona 500 se disputó a 180 vueltas, con una distancia total de 450 millas. Tras iniciar la carrera en la vuelta 21, Richard Petty logró imponerse por quinta vez en la Gran Carrera Americana, aunque con una velocidad media bastante baja, debido a las 53 vueltas que se disputaron bajo bandera amarilla.

La Daytona 500 de 1979 era la primera carrera de 500 millas retransmitida íntegramente en directo por televisión, ya que hasta ese momento, las carreras largas solo tenían cobertura en las vueltas finales. El canal de televisión CBS introdujo la novedad de las cámaras a nivel de pista, y lo que hoy en día es imprescindible, las cámaras dentro de los coches. El accidente de Cale Yarborough y Donnie Allison, los dos líderes de la prueba en la última vuelta, y la consiguiente pelea entre ambos a puñetazos en el infield, dio a la CBS un increíble record de audiencia, y fue el espaldarazo definitivo para que la NASCAR se convirtiese en uno de los deportes más seguidos del país. La carrera fue ganada por Richard Petty, que rodaba a media vuelta de distancia, y que recibía el premio de sumar una nueva Daytona 500 a su enorme palmarés.

La primera edición de la década de los 80 fue ganada por Buddy Baker, siendo la más rápida de la historia, con una media de 177,602 mph (285,809 km/h), anunciando las marcas que se batirían un par de años después. En 1983, Cale Yarborough fue el primer piloto en rodar en una vuelta de clasificación por encima de las 200 mph (320 km/h). Sin embargo, en la segunda de sus vueltas, perdió el control de su coche y voló con el en la curva 4. Comenzando la carrera con el coche de reserva, logró imponerse al adelantar en la última vuelta a Buddy Baker. Un año después, volvió al Victory Lane tras adelantar de idéntica manera a Darrell Waltrip.

La edición de 1988 fue la primera con la utilización de “Restricor Plates”, para reducir de forma drástica las velocidades que ya se alcanzaban tanto en Daytona como en Talladega. Con la incertidumbre de cómo iba a funcionar la nueva normativa, se disputó la carrera, que fue ganada por Bobby Allison, seguido por su hijo, Davey Allison. Ambos lo celebraron juntos en el Victory Lane. Otro de los momentos por el que se recordará esta carrera fue el tremendo accidente de Richard Petty en la vuelta 106. Tras elevarse del suelo, fue golpeado por varios rivales antes de detenerse completamente. En ese momento aparecía en Daytona el fenómeno del “Big One”, accidente masivo que suele ocurrir en las carreras de Daytona y Talladega. El año siguiente Darrell Waltrip logró imponerse pilotando el coche nº 17, en su decimoséptimo intento. Lo celebró con un curioso baile, que hoy en día se sigue recordando.

La década de los 90 se recuerda por los sucesivos intentos en los que Dale Earnhardt no logró la victoria. En 1997 Jeff Gordon se convertía en el piloto más joven de la historia en ganar la Daytona 500, terminando tras él sus dos compañeros del equipo Hendrick Motorsport, Terry Labonte y Ricky Craven. Gordon repetiría triunfo 2 años después.

En 1998 Dale Earnhardt ganó por fin la Daytona 500, tras 20 años intentándolo, y habiendo terminado en segunda posición en varias ocasiones. Tras su triunfo, el coche nº 3 entró lentamente en la línea de boxes, siendo saludado por todos los miembros de los equipos rivales. La victoria fue celebrada por todos, siendo uno de los momentos más esperados en la historia de la NASCAR.

Desgraciadamente, la Daytona 500 disputada 2 años después será recordada por la muerte del gran ídolo de este deporte. En la última vuelta, el famoso coche nº 3 golpeaba el muro, mientras Michael Waltrip lograba la victoria, seguido por Dale Earnhardt Jr., ambos pilotando coches del equipo Dale Earnhardt Inc. Esta era la primera carrera retransmitida por el canal de televisión FOX, y comentada por el hermano del vencedor, Darrell Waltrip.

En el año 2003 Dale Earnhardt Jr. lograba una de las victorias más memorables, justo 6 años después del triunfo de su padre.

Durante esta década, la hora de inicio de la prueba fue retrasándose, para terminarla bajo los focos. La edición del año 2007 será recordada por su increíble final. Mark Martin era rebasado justo antes de la meta por Kevin Harvick, mientras por detrás un gran accidente hacía terminar la carrera a Clint Bowyer deslizándose sobre su techo.

El año 2008 se celebro el 50 aniversario de la Daytona 500. La primera carrera con el nuevo modelo de competición, el COT, era ganada por Ryan Newman en un nuevo emocionante final, celebrando el medio siglo de vida de la Gran Carrera Americana.

La de hoy se presenta espectacular. El aumento de la potencia de los coches, junto a la permisividad de la NASCAR en cuanto al uso del bump drafting en las curvas, hace suponer que veremos una de las mejores Daytona 500 de los últimos años. A ver si no nos equivocamos. ¡Que la disfrutéis!

                     


7 feb. 2010

The Intimidator - Segunda Parte

15:12h.
Tras la temporada de 1983, en la que Earnhardt pilotó el Wrangler Jeans Ford Thunderbird número 15, ganando en Nashville y Talladega, y terminando octavo en la clasificación general, se produjo el retorno a Richard Childress Racing.

En un equipo con 2 pilotos, compartiendo garaje con Ricky Rudd, Earnhardt se puso a los mandos del coche número 3, también patrocinado por Wrangler.

Durante las temporadas de 1984 y 1985, visitó el Victory Lane en seis ocasiones, en Talladega, Atlanta, Richmond, 2 veces en Bristol, y Martinsville, terminando cuarto y octavo respectivamente en la clasificación general.

La temporada de 1986 veía como Earnhardt ganaba por segunda vez la Winston Cup, primer triunfo como propietario para Richard Childress. En esta sesión, ganó 5 carreras, estuvo entre los 5 primeros 10 veces, y terminó entre los 10 mejores en 16 ocasiones.

Al año siguiente, el campeón defendió su título con éxito, y repitió campeonato ganando 9 carreras, y terminando en el primer lugar de la clasificación con un margen de 489 puntos sobre el segundo clasificado, Bill Elliot. Durante el proceso, Earnhardt batió el record de 4 victorias consecutivas en la NASCAR, logrando también ser el primero en ganar 5 de las 7 primeras carreras del año. La formidable unión del piloto de Carolina del Norte con Richard Childress daba sus frutos.

En 1987, Earnhardt se ganó el apodo que llevó consigo el resto de su carrera deportiva, “The Intimidator”, después de provocar el trompo de Bill Elliot en las vueltas finales de la que actualmente es el “All Star Race”, carrera no puntuable para el campeonato, y conocida en aquel entonces como “The Winston”.

El año siguiente, el Chevrolet nº 3 cambiaba su aspecto al hacer su aparición BF Goodwrench, que reemplazaba a Wrangler como patrocinador. Con el cambio, la decoración del coche pasó a ser más oscura, predominando el color negro, lo que proporcionaba a Earnhardt su otro apodo, el de “Hombre de Negro”, lo que iba añadiendo fama y notoriedad al piloto que te echaba de la pista si no podía adelantarte.

Ganó 3 veces en 1988, terminando tercero en la clasificación general tras Bill Elliot y Rusty Wallace. El año siguiente, Dale ganaba 5 carreras, pero un trompo al final de la prueba de North Wilkesboro le dejaba sin campeonato, siendo ese año para Rusty Wallace.

La década de los 90 empezaba con sobresaltos en Daytona. Tras vencer en la “Busch Class” y en la “Gatorade Twin 125´s”, Earnhardt lideraba la Daytona 500 con 4 segundos de ventaja, momento en el que ondeaba la bandera amarilla y se neutralizaba la carrera. En el reinicio, con tan solo una vuelta por recorrer, el coche número 3 pisaba una pieza metálica y pinchaba uno de sus neumáticos, terminando la carrera en quinta posición. El equipo se sobrepuso a la decepción, y durante el año 1990 Earnhardt ganó 9 carreras, y logró su cuarto campeonato, tras batir a Mark Martin por tan solo 26 puntos.

El año 91 era testigo del quinto campeonato para Earnhardt y su equipo. Solamente logró 4 victorias, pero terminó el año con una diferencia de 195 puntos sobre Ricky Rudd.
Después de ganar su segundo set de 2 campeonatos consecutivos, el “Hombre de Negro” estaba decidido a lograr el tercero, pero la introducción de un nuevo motor y de mejoras aerodinámicas en los modelos de Ford, hacía que el Thunderbird se llevara la victoria en 13 carreras consecutivas, entre las últimas de 1991 y las primeras de 1992. La única victoria de Earnhardt este año se produjo en la Coca Cola 600 de Charlotte, cortando la racha victoriosa de Ford. El año 92 terminó con el número 3 en la duodécima plaza en la tabla, el peor resultado logrado por Earnhardt desde que se unía a Richard Childress. Al terminar el año, el que fue durante una larga temporada su jefe de equipo, Kirk Shelmerdine, le abandonaba para ser piloto, y era sustituido por Andy Petree.

El cambio fue beneficioso para el GM Goodwrench nº 3, ya que volvió a las primeras posiciones durante la temporada de 1993. De nuevo estuvo cerca de la victoria en Daytona, tras dominar la “Speedweeks” antes de terminar segundo en la “Gran Carrera Americana”, al ser rebasado en la última vuelta por Dale Jarrett. En su camino hacia su sexto campeonato, Earnhardt lograba 6 victorias, y lograba derrotar a Rusty Wallace por 80 puntos de diferencia.

El año siguiente, el piloto de Kannapolis conseguía lo que pensaba que era imposible, igualar el record de Richard Petty, convirtienose en el segundo piloto de la historia en ganar 7 títulos de la máxima categoría de la NASCAR, batiendo de nuevo a Mark Martin por 400 puntos de diferencia.

La temporada de 1995 empezaba de forma similar a las anteriores, con una nueva decepción, al terminar en segunda posición en la Daytona 500, tras Sterling Marling. Esa temporada Earnhardt ganaba su primera carrera en un circuito no oval, además de llevarse el triunfo en Indianapolis, pero al final perdía el campeonato por 34 puntos de diferencia, y Jeff Gordon conseguía la primera copa de su carrera deportiva, en un simbólico relevo tras el séptimo y último título de Earnhardt.

El año 96 nuevamente comenzaba con el dominio en la "Semana de la Velocidad", rematado por la segunda posición en la Daytona 500, ganada por segunda vez por Dale Jarrett. En Julio de ese año, durante la disputa de la DieHard 500 en el circuito de Talladega, Earnhardt encabezaba la tabla de puntos en busca de su octavo título, cuando en los compases finales de la prueba, Ernie Irvan perdía el control de su Ford, provocando un accidente múltiple, que hacía volcar al Chevrolet nº 3 tras golpear el muro. Las imágenes de Earnhardt siendo alcanzado por varios coches dando vueltas de campana a 300 km/h conmocionaron a los espectadores, aunque al final respiraban aliviados al ver a su ídolo salir del coche por su propio pie y saludando.
Todo el mundo pensaba que tras aquel brutal accidente Earnhardt diría adiós a la temporada, pero no se rindió y fue cuarto al final.

La temporada de 1997 terminó sin victorias, por segunda vez en la carrera deportiva de Earnhardt. Ese año iba a estar marcado por sendos accidentes en Daytona y Darlington, que impedían retomar la senda del triunfo al piloto más popular de la NASCAR.

El año 98 empezaba por fin con una alegría. Tras 20 años intentándolo, finalmente Dale Earnhardt ganaba la Daytona 500, batiendo a Bobby Labonte. En una muestra de respeto, al volver a la línea de boxes se encontraba con todos los miembros de los equipos rivales alineados para saludarle, y después lo celebraba dibujando un gran número 3 en el cesped de Daytona. Al fin lo había conseguido.
El resto de la temporada no fue demasiado exitosa, siendo octavo en la tabla de puntos al final.

Antes del inicio de la temporada de 1999, los aficionados debatían sobre la edad del gran campeón, y sobre si debía dejar que su hijo tomase su relevo. Sus dos triunfos en las dos carreras de Talladega hicieron pensar al público que el talento de Earnhardt ya solo se dejaba ver en las pruebas con “Restrictor Plate”, pero durante la segunda mitad de la temporada volvía a demostrar su clase, ganando en Michigan, en una carrera en la que se ponía en cabeza justo al final.

El año 2000 veía el resurgir de la estrella, al encontrarse recuperado de las lesiones que arrastraba desde su accidente en Taladega en el año 96, pero sus buenas actuaciones no eran suficientes para lograr el octavo título de su carrera.

El año 2001 comenzaba con Earnhardt como favorito para ganar la Daytona 500. Su aparición en televisión totalmente relajado demostraba que estaba dispuesto a repetir la victoria lograda en 1998. Tras un accidente multiple que paraba la carrera, se ponían en marcha las vueltas finales, con Michael Waltrip y Dale Earnhardt Jr. en cabeza, seguidos por el Chevrolet nº 3. A 3 vueltas del final, Sterling Marlin, que había demostrado tener uno de los coches más rápidos durante todo el día, era bloqueado por Dale Earnhardt, y ambos contactaban. El coche nº 3 perdía el control, golpeando frontalmente contra el muro. Al encontrarse atravesado en la pista, el Pontiac nº 36 de Ken Schrader impactaba contra la puerta del copiloto, para arrastrarlo durante unos metros antes de detenerse. Aparentemente, el acciente no parecía grave, sobre todo comparado con el ocuido en Talladega años antes.
Mientras Michael Waltrip veía la bandera a cuadros, seguido en segunda posición por Dale Earnhardt Jr., las asistencias llegaban a la zona del accidente.

Earnhardt era evacuado al Halifax Medical Center en ambulancia, y unas horas después, el presidente de la NASCAR, Mike Helton, anunciaba el fallecimiento del piloto más querido de la historia de la NASCAR.

(primera parte)

The Intimidator - Primera Parte

15:01h.
En Mayo de 1975, el Dodge número 8 iniciaba la World 600 en el Charlotte Motor Speedway desde una modesta trigésimo tercera posición. Con un motor potenciado hasta 10000 RPM, y conducido por un tal Dale Earnhardt, desconocido piloto de 24 años, completó las 355 vueltas de la prueba terminando en la vigésimo segunda plaza, obteniendo un premio de 2425 dólares. Para el que iba a ser uno de los pilotos más grandes de la historia de la NASCAR, no era un debut demasiado sonado, aunque para el propio Earnhardt, aquel día fue uno de sus mayores triunfos.

Ralph Dale Earnhardt nació en abril de 1951 en Kannapolis, Carolina del Norte. Hijo de Martha Coleman y Ralph Earnhardt, vino a la vida con la velocidad corriendo por sus venas, ya que Ralph era uno de los mejores pilotos de carreras cortas sobre tierra de Carolina del Norte, llegando a ganar en 1956 el campeonato Sportsman, categoría inferior de la NASCAR.

Pese a que Ralph no quería que su hijo siguiese sus pasos bajo ningún concepto, por lo peligrosas que podían llegar a ser aquellas carreras, no pudo evitar que los sueños de aquel joven aspirante a piloto lo llevaran a dejar sus estudios. A partir de ese momento, él mismo se convirtió en un duro maestro, y enseñó a su hijo a correr, viéndolo participar en carreras de la categoría Hobby en su Kannapolis natal. Durante aquellos años, el joven Dale trabajaba a jornada completa en un taller de neumáticos, y por las noches se ocupaba de poner apunto su coche. Él mismo pagaba los gastos de mantenimiento del coche, pidiendo muchas veces dinero prestado para adquirir recambios, con la esperanza de poder devolverlo con los premios obtenidos en las carreras del fin de semana.

En 1973, un ataque al corazón terminaba con la vida de Ralph Earnhardt, mientras trabajaba en su coche en el garaje de su casa. No fue hasta muchos años después de su muerte, cuando Dale pensó que su padre podría por fin sentirse orgulloso de él.
Tras aquel revés, Dale se propuso llegar al éxito como piloto de carreras, y su determinación le llevó a competir en la categoría Sportsman, en la que su padre obtuvo sus mayores éxitos, corriendo en circuitos cercanos a su casa, como Hickory, Concord y Metrolina Fairgrounds.

En 1968, con tan solo 17 años, Dale contrajo matrimonio con Latane Brown, y en 1969 nacía su primer hijo, Kerry Dale. El año siguiente la pareja se separó, y en el 71 Earnhardt se volvió a casar, esta vez con Brenda Gee, hija de Bobby Gee, constructor de coches para la NASCAR. De esa unión nacieron primero una niña, Kelley King, en 1972, y después un niño, al que llamaron Ralph Dale Jr., en 1974. No mucho después del nacimiento de Dale Jr., la pareja se divorció.
Durante esa etapa, Dale sobrevivía dia a dia, pasando apuros económicos, y volcado de manera casi obsesiva en su sueño de llegar a ser alguien en el mundo de las carreras de “Stock Car”.

Ese sueño se hizo realidad con su participación en la World 600, la carrera más larga de la temporada de 1975, gracias a un trato con el presidente del Charlotte Motor Speedway, Richard Howard. Mientras Earnhardt competía por todo el sudeste del país intentando ganar el dinero suficiente para dar de comer a su familia, Howard se fijó en el ímpetu del joven aspirante, y convenció al piloto ocasional Ed Negre para que le diera una oportunidad cediéndole los mandos de su recién adquirido Dodge nº 8. Earnhardt terminó 10 posiciones por delante del propio Negre, y un puesto por delante del veterano Richard Childress, que más tarde tendría un papel importante en la carrera del piloto de Kannapolis.

Durante los tres años siguientes disputó un total de 8 carreras, la última de las cuales fue la Dixie 500 de 1978 en Atlanta, en la que condujo el segundo coche de Rod Osterlund, terminando en cuarta posición, un puesto por detrás del primer piloto de Osterlund, Dave Marcis.
Al terminar esa temporada, Marcis abandonó a Rod Osterlund para formar su propio equipo, lo que dejó al propietario con una lista de candidatos para ocupar su lugar. Al final se decidió por brindar una oportunidad al joven Earnhardt, y le confirmó como piloto de su Chevrolet para la siguiente temporada. Earnhardt consideró esa oferta como el mayor espaldarazo de su carrera.

En su primer año completo en la competición, Dale logró su primera victoria en la Winston Cup en Bristol, en su decimosexta carrera en la NASCAR. Ocho carreras después lograba su primera pole en Riverside. Al final de la temporada de 1979, Earnhardt consiguió un total de 11 finales dentro del Top5, terminando el campeonato en séptima posición, y arrebató el título de “Rookie” del año a pilotos como Harry Gant, Joe Millikan o Terry Labonte.

En 1980, con un joven y sólido equipo, y la firme determinación de llegar a ser un piloto de alto nivel, Earnhard batió al veterano Cale Yarborough y se hizo con la copa Winston, convirtiéndose en el único piloto de la NASCAR en haber ganado un campeonato la temporada siguiente de ser nombrado “Rookie” del año.

A mediados de la temporada de 1981, Osterlund vendió el equipo a Jim Stacy. Earnhardt, descontento con la forma de actuar del nuevo propietario, terminó la temporada pilotando para Richard Childress.

Al terminar el año, Childress se dio cuenta de que sus coches no estaban a la altura de un piloto de la categoría de Earnhardt, por lo que propuso a este unirse al equipo de Bud Moore, con el patrocinio de Wrangler.

Durante los dos años siguientes, los resultados de Earnhardt fueron bastante discretos, mientras Richard Childress montaba su equipo con Ricky Rud, y lo llevaba a luchar por el campeonato.

Earnhardt decidía entonces volver a unirse a Childress, y ambos iniciaban un programa de desarrollo para poder ganar el campeonato. Ninguno de los dos podía llegar a imaginarse el enorme éxito que iban a lograr juntos.

(segunda parte)

31 ene. 2010

5. Aquellos maravillosos años.

10:30h.
DÉCADA DE LOS 60.

Con la primera Daytona 500 disputada en el recién construido Superspeedway, la NASCAR entraba en su segundo decenio de vida. Después de 12 años de carreras con coches modificados a partir de modelos de producción en serie, la década de los 60 traía consigo la inclusión de modelos creados expresamente para la competición.

La fabricación por parte de Chevrolet del motor V8 de 6 litros, y su utilización en los coches de carreras, supuso uno de los avances más significativo en la historia de la NASCAR. Ese motor todavía se utiliza hoy en día, con pequeños ajustes, por parte de equipos motorizados por General Motors.

El ejemplo del gran auge que adquirió el “circo” creado por Bill France durante aquellos años, es el de la temporada de 1964, que tiene el record de carreras disputadas en un año. Gracias al éxito de la competición a lo largo y ancho del país, se llegaron a disputar 62 eventos, cifra que se mantiene como la más alta hasta hoy en día. Varios de los circuitos empleados durante aquella década siguen manteniendo su presencia en la actualidad.

Además del Daytona International Speedway, que tradicionalmente abre la temporada año tras año, se disputan carreras en Darlington y Martinsville.

En 1969, la inauguración del Talladega Superspeedway arrebataba a Daytona el honor de ser el óvalo más grande del mundo. Los 4280 metros del circuito construido en Alabama lo convertían en el nuevo “monstruo” de asfalto, donde los pilotos podían “volar”, en algunos casos literalmente, a los mandos de sus máquinas.

En los años 60 otro importante cambio tuvo lugar dentro de la NASCAR. Los pilotos que hasta ese instante eran aficionados, disputando las temporadas de forma parcial, pasaron al profesionalismo, en muchos casos respaldados por los grandes fabricantes. Importantes nombres en la historia de este deporte, como Lee Petty o Buck Baker, competían respaldados por los programas que, tanto Ford como General Motors, tenían para publicitar sus vehículos.

DÉCADA DE LOS 70.

A principios de los 70 otro importante cambio iba a alterar el formato de la NASCAR. La aparición de la compañía tabacalera R.J. Reynolds, y la marca de cigarrillos más vendida en aquel momento, Winston, supuso una pequeña revolución.

Lo que hasta entonces era el “Grand National” pasó a denominarse “Winston Cup”, y Reynolds convenció a Bill France en 1972 de que debía descartar todas las carreras que constaban de menos de 100 millas, con lo que el calendario pasó de más de 50 carreras por temporada a una media de 30. Aunque numerosos óvalos de tierra se quedaron en el camino, lo que en aquel momento fue doloroso para los aficionados, al ser las raíces de este deporte, aquella decisión perfilaba la “Era Moderna” de la NASCAR.

Este cambio supondría la modificación en el diseño de los coches, que a partir de ese instante eran fabricados para competir en óvalos asfaltados o pavimentados.

Para mediados de la década de los 70, el sistema de puntos había cambiado, y los premios para los participantes aumentaron considerablemente. Benny Parsons, ganador de la Daytona 500 de 1975, se embolsó la cantidad de 40.900 dólares, cifra nunca vista hasta la fecha.

El gran triunfador de los 70 fue indiscutiblemente Richard Petty, “The King”, ya que ganó cuatro de sus siete campeonatos durante estos años. Además, ya en el año 1971 Petty se convirtió en el primer piloto en ganar más de 1 millón de dólares.
A mediados de la década, las carreras más importantes aumentaron su cobertura mediática, siendo retransmitidas de forma parcial por televisión, lo que incrementaba el interés de los patrocinadores al lograr un mayor impacto con su inversión. La Daytona 500 de 1979 fue la primera carrera de “Stock Cars” que se emitió integramente en directo a nivel nacional.

La aparición de Dale Earnhardt, que completó su primera temporada en la NASCAR en su edición de 1979, suponía el amanecer de una nueva era para este deporte.
 
Copyright © 2009-2016 . Oval Zone ® . Todos los derechos reservados.