Oval Zone: Hendrick Motorsports
Actualidad

Opinión

Germán Quiroga

Rodrigo Marbán

Ander Vilariño

Tyson Ibarra

En Oval Zone...

Mostrando entradas con la etiqueta Hendrick Motorsports. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Hendrick Motorsports. Mostrar todas las entradas

14 ene. 2011

Nuevo comienzo para Jeff Gordon

1:30h.
Parece que fue ayer cuando el joven piloto californiano Jeff Gordon, con un incipiente bigote en su cara de niño, acudía a su primer banquete de la NASCAR Winston Cup en New York. Aquel año, Dale Earnhardt le saludaba alzando un vaso de leche a su salud.

Pero el tiempo corre, y ahora Gordon es uno de los siete pilotos que compiten a tiempo completo en la Sprint Cup Series que tendrá 40 años o más durante la temporada 2011. Es el cuarto piloto con más títulos de todos los tiempos, el sexto con más victorias logradas, y hasta el momento, ha logrado para él y el propietario del equipo Hendrick Motorsports la friolera de más de 115 millónes de dólares en premios. Sus números impresionan.

El piloto del Chevrolet nº 24 ya ha superado con creces sus espectatívas de fama y fortuna, con las que soñaba cuando era un chaval pilotando midgets en los circuitos de tierra del norte de California.

Sólo hay una cosa que no ha podido lograr estos últimos años: batir a su compañero de equipo, Jimmie Johnson.

Desde la temporada 2003, Johnson ha terminado el campeonato por delante de Gordon año tras año, aunque desde el 2005, el resto de pilotos también lo han hecho.

Pero Gordon sigue teniendo ganas de lograr su quinto título. Y para ello este año ha realizado una profunda transformación.

La temporada 2011 comenzará con Alan Gustafson como nuevo jefe de equipo del nº 24. Originario del área de Daytona, llevó a Mark Martin a la segunda plaza final el año 2009, logrando además 5 victorias.

Además, el veterano piloto ya no compartirá garage con el pentacampeón, siendo nuevo compañero de taller de Martin. Dale Jr. será el deba aprovechar su cercanía al nº 48 para aprender algo más...

Y también por primera vez en su carrera deportiva en la Cup Series, Jeff Gordon tendrá un patrocinador diferente. Tras la decisión de DuPont de abandonar la NASCAR, una fundación benéfica contra el hambre se encargará de pintar con nuevos colores el Chevy nº 24.

En Daytona, Gordon no sólo empezará la temporada 2011, sino que comienza una nueva etapa en su carrera en la NASCAR.

22 nov. 2010

Victoria para Edwards, Historia para Johnson

7:57h.
La última carrera de la NASCAR Sprint Cup Series estuvo llena de emoción hasta el final. Carl Edwards dominó la prueba, y Jimmie Johnson logró hacer historia, al ganar su quinto campeonato consecutivo.

Desde el viernes, cuando el ya nuevo campeón lograba un buen resultado en la sesión clasificatoria, mientras sus dos rivales debían empezar desde atrás, se podía adivinar lo que al final sucedió. Johnson, con una sólida actuación, sólo empañada por algún pit stop, rodó toda la carrera en posiciones adelantadas, mientras Denny Hamlin y Kevin Harvick luchaban por acercarse a la cabeza.

El dominio de Edwards fue inapelable, redondeando un final de temporada en la que ha logrado 2 victorias consecutivas, tras 70 carreras en blanco. Lideró 190 de las 267 vueltas disputadas, para sumar su decimoctava victoria en la Sprint Cup, y el séptimo triunfo para Roush Fenway Racing en Homestead.

- "Ojalá la temporada estuviera empezando, pero iremos a por la tercera consecutiva en Daytona" - decía un entusiasmado Edwards al final de la carrera. - "Volveremos con las pistolas cargadas, y creo que seremos mejores de lo que nunca hemos sido"

Edwards cruzó la línea de meta con 1,6 segundos de diferencia sobre Jimmie Johnson, que lograba de esta forma su quinta copa Sprint consecutiva.

- "Me siento muy orgulloso de estar en esta posición, y muy agradecido a mi equipo y a la gente de Hendrick Motorsports por darme grandes coches" - declaraba el campeón en el Victory Lane. - "Creo que este año hemos demostrado de qué está hecho este equipo. Durante algiunos momentos no hemos tenido velocidad suficiente, pero lo hemos demostrado en la parte final del Chase, y especialmente aquí".

Kevin Harvick lograba terminar la carrera en tercera posición, aunque no era suficiente para lograr su objetivo. Concluye su mejor temporada en tercera posición de la general, por detrás de Denny Hamlin, que no consiguió mantener los 15 puntos de ventaja con los que inició la carrera.

El piloto del Toyota nº 11 sufrió un golpe con Greg Biffle durante los primeros compases de la prueba, y su coche ya no volvió a ser el mismo. Al final fue decimocuarto.

Aric Almirola y AJ Allmendinger completaron el Top5, y terminaron el año con buenas actuaciones.

El poleman Kasey Kahne, Ryan Newman, Tony Stewart, Matt Kenseth y Greg Biffle terminaban entre los 10 primeros.

Con la Ford 400 se da por finalizada la temporada 2010 de las 3 divisiones nacionales de la NASCAR. La siguiente cita con la competición será el año que viene, cuando todos los pilotos den comienzo a una nueva campaña en Daytona.

19 nov. 2010

Chase for the Sprint Cup: Miami

8:36h.
Para la última cita del Chase for the Sprint Cup 2010, la NASCAR llega a Miami para disputar la Ford 400 el domingo por la tarde. Tras una larga temporada, tres pilotos llegan a Miami con opciones de ser campeón. La carrera promete ser todo un espectáculo.

El contrario que en las carreras precedentes, en este previo nos centraremos únicamente en los tres pilotos que llegan con opciones para ser campeón:

Según su lugar en la tabla, veamos cómo llegan a esta última carrera los tres aspirantes:

1. Denny Hamlin: El piloto de Joe Gibbs racing tiene en su mano poder cumplir la predicción que hizo justo hace un año, al imponerse en la última prueba de la temporada, y proclamar que sería él mismo quien destronara a Jimmie Johnson como campeón de la NASCAR Sprint Cup Series.

Hamlin tiene una última oportunidad para demostrar a todo el mundo que sabía de lo que estaba hablando.

Llega a Miami con 15 puntos de ventaja sobre Johnson, confiando en poder mantener la ventaja hasta la bandera a cuadros:

- "Prefiero hacerme la idea de que tengo que salir a ganar la carrera, que pensar que puedo acabar decimoquinto" - declaraba esta semana sobre la prueba del domingo. - "Es la mentalización con la que voy a correr: ganar la carrera. Probablemente me veais igual de agresivo que el resto de la temporada".

Esa agresividad ha sido la causa de que el Toyota nº 11 haya visitado en 8 ocasiones el victory lane. Aunque también le ha llevado a cometer errores, como quedarse corto de combustible y perder una valiosa ventaja en la última carrera disputada en Phoenix.

- "Nunca sabes lo que puede pasar al final de la carrera. Odio que pasen estas cosas al final de la carrera, pero es lo que los fans adoran. Sólo espero hacerlo mejor en Homestead".

Denny Hamlin es el líder de la general, y llega a la última cita del año como último ganador del evento. Estos dos factores pueden darle una gran confianza para poder cumplir su predicción: ser el nuevo campeón.

2. Jimmie Johnson: Es extraño no ver a Jimmie Johnson en lo más alto de la tabla de la Sprint Cup Series al llegar a la última carrera de la temporada. Normalmente, con terminar en una posición decente en Miamile bastaba para ser campeón. Pero este año es diferente. En esta ocasión, es uno más en la caza, y llega a Homestead en segunda posición, a 15 puntos del primero.

Es una situación desconocida la que vivirá el equipo del Chevy nº 48:

- "Creo que la mayor preocupación que tengo es que no hemos ido nunca a Miami para disputar una carrera de verdad" - admitia Chad Knaus, jefe de equipo de Johnson. - "Nunca hemos tenido que ser el agresor allí, y creo que eso nos pone un poquito por detrás de la bola 8".

Pese a admitir que la visita a Homestead este año será diferente, Knaus confía ciegamente en su piloto:

- "Creo que Jimmie, actualmente, es mejor piloto que los otros dos candidatos. Creo que semana a semana, realiza un trabajo mejor que adelantar a otros coches y esas cosas. Simplemente sé lo que nos trae a la mesa".

Johnson sacó provecho de su mejor estrategia en Phoenix, donde recuperó terreno tras la peor actuación de Hamlin. Después de la carrera, antes de escapar del revuelo mediatico de los últimos días, el piloto de Hendrick Motorsports decía lo siguiente:

- "Estamos haciendo todo lo que podemos. Lo intentamos tan fuerte como podemos. Nos vamos a ir a casa y nos vamos a asegurar de tener el mejor motor, vamos a ir al simulador y nos vamos a asegurar de que nuestro coche es todo lo rápido que puede ser, y después correremos".

Jimmie Johnson comenzará la Ford 400 como segundo de la general, pero con 400 millas por delante para lograr hacer historia ganando su quinto título consecutivo.

3. Kevin Harvick: El piloto de Richard Childress Racing no tiene nada que perder, y en cambio tiene mucho que ganar. Es el único de los tres aspirantes que llega a Miami sin presión, ya que está en la peor posición en la que puede terminar la temporada. Es el tercero de la tabla, a 31 puntos de Johnson, y 46 de Hamlin. Pase lo que pase el domingo, habrá sido la mejor temporada de Kevin Harvick en la NASCAR Sprint Cup Series.

Por otro lado, si hay un circuito en el que puede luchar de tu a tu contra cualquier rival, ese es el Homestead-Miami Speedway. El de Miami es su mejor circuito, basandonos en la posición final media (11, 6), y su posición de inicio de carrera media (8,4). Pero lo que si llama la atención es una posición final media de 2,5 en las dos carreras disputadas con el COT.

- "Estoy muy emocionado, porque la peor posición en la que podemos terminar es tercero" - declaraba Harvick. - "Tenemos una gran pista para nosotros. No hay nada más que importe ahora mismo. Simplemente darlo todo ahí fuera, y si sale mal, pues sale mal. Si no, veremos que pasa al final. Es una situación sin presión y sin nada que perder para nosotros, y me gusta".

La Ford 400 será la décima carrera en un óvalo de 1,5 millas esta temporada. Pero al contrario de las demás pistas intermedias, el óvalo de Miami es el único que se adapta a las condiciones de pilotaje de Kevin Harvick.

- "Puedes cambiar la curva 1 un poco más de lo que lo puedes hacer en otros circuitos, porque cuando estás en la curva, el peralte te ayuda a tener más opciones" - explicaba Harvick, quien tiene una posición final media de 12,9 en las pistas de 1,5 millas durante la temporada 2010.

Kevin Harvick iniciará su asalto al título el viernes, cuando salga a la pista con un nuevo chasis que ha preparado el equipo basandose en todo lo que han aprendido esta temporada.

La Ford 400 se disputará a partir de la 1 de la tarde del domingo, hora de Miami.

flag checkered Chase for the Sprint Cup: Phoenix

12 nov. 2010

Terremoto en Hendrick Motorsports

1:30h.
La octava prueba del chase for the Sprint Cup 2010 será recordada durante mucho tiempo por los insólitos momentos que nos ofreció.

En primer lugar, no es demasiado habitual ver a un piloto de la NASCAR hacer gestos obscenos a un oficial, cuando sabe perfectamente que será penalizado por ello. Si alguien podría hacerlo, ese era Kyle Busch.

Menos habitual es ver a dos pilotos (¿¿ ¡¡ Gordon y Burton !!??) llegar a las manos tras un accidente, aunque la política de la NASCAR de dejar a los pilotos resolver sus asuntos en la pista parece que incita a ello.

Lo que de verdad es muy, muy raro, es contemplar cómo un jefe de equipo decide cambiar a todos sus miembros durante la carrera. Y el hecho de que haya sido Chad Knaus el que haya decidido la sustitución del equipo que ha logrado ganar el campeonato los cuatro últimos años, es algo que nadie podría imaginar que sucediera, ni en un millón de años.

La decisión es firme, y ya se ha anunciado que los siete miembros del equipo de Jeff Gordon asistirán a Jimmie Johnson en las dos últimas carreras de la temporada, en Phoenix y Miami. El equipo de Johnson a su vez trabajará con el número 24.

Si nos ponemos en el lugar de los reemplazados, está claro que una decisión como esta tiene que afectar, y mucho, a su estado de ánimo. Después de lograr cuatro campeonatos consecutivos, y labrarse la reputación de mejor equipo de la NASCAR, un mal día les deja fuera del partido. Y eso tiene que doler mucho.

Pero la NASCAR, como muchos otros deportes profesionales, es ante todo un negocio, y a veces hace falta tomar decisiones drásticas, y realizar cambios para lograr el objetivo.

Y en este caso, el objetivo es ser campeón.

Durante esta temporada, el equipo de Johnson ha tenido más errores de lo habitual, y puede ser una de las razones por la que, ahora mismo, el quinto título consecutivo sea un objetivo más difícil de conseguir. Para lograrlo, toda la organización debe funcionar a la perfección, porque los errores se pagan caros.

Esta no es la primera vez que se toma la decisión de cambiar el grupo que actúa en la línea de boxes. Otros pilotos, como Kevin Harvick, ya lo hicieron en su momento, y parece que no le fue nada mal.

Pero el hacerlo durante la carrera, es algo que nunca se había visto en la NASCAR.

Durante la AAA Texas 500, las circunstancias llevaron a Knaus a tomar la decisión. El grupo de Gordon ha demostrado ser más rápido y efectivo este año, y el hecho de quedar libre tras el accidente del número 24, propició el cambio. Si Burton no hubiese chocado con Gordon, probablemente el equipo de Johnson hubiera recibido una buena bronca, pero seguiría en su puesto.

Una vez efectuado el cambio, era cuestión de tiempo el anuncio de que éste es permanente. En el seno de Hendrick Motorsports, saben que es muy complicado que tras una decisión como esta, el equipo del número 48 vuelva a funcionar como si nada hubiese pasado.

Y ahora sólo queda esperar a ver que ocurre.

Si Johnson logra remontar y es campeón, Chad Knaus y el equipo de Gordon habrán jugado un papel fundamental. Pero si el número 48 no es campeón, entonces es muy posible que se produzcan cambios muy importantes dentro de la organización de Hendrick Motorsports.

El final de un ciclo se acerca. Ocurra lo que ocurra en Homestead, será el final del dominio de Jimmie Johnson.

19 sept. 2010

Jimmie Johnson se va de caza

9:00h.
A falta de pocas horas para que comience el Chase for the Sprint Cup, muchas son las cuestiones que flotan en el ambiente. Seguramente son más que el número de pilotos que optan a ganar el campeonato. Pero la pregunta principal, la que todo el mundo se hace ahora mismo, es la siguiente:

¿Será capaz Jimmie Johnson de lograr su quinto campeonato consecutivo?

Durante los últimos tres años, el equipo del Chevrolet número 48 de Hendrick Motorsports, dirigido por Chad Knaus, ha conseguido poner patas arriba a la NASCAR y todo su mundo, con un dominio tan evidente que incluso sus propios rivales se preguntaban si serían capaces de batirlo. Tras cuatro campeonatos consecutivos, la NASCAR está intentando buscar una fórmula para que, tanto los aficionados como el resto de los equipos, vean que es posible acabar con “Superman”. Es muy probable que el formato del Chase cambie la temporada que viene, y son probables también nuevos movimientos de cara a equilibrar aún más la contienda, pero ahora mismo sigue siendo el piloto del nº 48 el que desequilibra la balanza, tanto en un sentido como en otro.

A diferencia de la temporada pasada, en 2010 llegamos a la caza con la sensación de que este año el rey será destronado.

A pesar de un prometedor inicio de campeonato, en el que Johnson nos hizo creer a todos que íbamos a ser testigos de una temporada aburrida, marcada por su aplastante dominio, un evidente bajón de rendimiento ha dado alas a todos sus rivales. El 48 había perdido el “mojo”.

La segunda posición en la que empieza la recta final del campeonato, no significa nada para sus once contrincantes. Clint Bowyer, piloto que no ha asegurado su participación en el Chase hasta la última carrera, y que parte desde la duodécima posición, es uno de los optimistas:

- “Estamos viendo a “Superman” tambaleándose un poco, y todo el mundo quiere derribarle”.

Bowyer puede tener razón, ya que pese a sus cinco victorias en la temporada regular, este año Johnson parece un poco más humano.

Desde el 2006, el piloto californiano ha impresionado a todos con sus números, teniendo una posición final media de 10 contabilizando los cuatro últimos años.

Pero no son los números los que han llegado a atenazar a sus rivales. La capacidad del número 48 de evitar los problemas en pista, su impresionante rendimiento mecánico, y por qué no, su suerte en determinados momentos, ha llegado a hacer pensar a sus rivales que está en poder de la fórmula mágica par ganar.
Durante esta temporada, los números indican que sus superpoderes están en horas bajas. No ha terminado en cuatro carreras, y su posición final media ha bajado a una terrible decimoquinta posición!!

Por otro lado, el optimismo de unos contrasta con el desánimo de otros, que piensan que las estadísticas de la temporada regular no cuentan, y que son los números del Chase los que deben hacer temblar de nuevo a sus rivales. Johnson ha ganado 12 carreras del Chase en los últimos cuatro campeonatos, siendo su posición final media en estas 10 últimas carreras de 6,9.

Al terminar la carrera de Richmond, la que ponía punto final a la temporada regular, al campeón le preguntaban si se sentía más vulnerable este año.

- “No lo se. Es muy raro. La gente puede sacar las conclusiones que quiera, y yo nunca he podido influir en eso. Creo que lo intenté con Tony Stewart una vez en 2005, y la pelota volvió a mí demasiado caliente. Desde entonces he dejado que las cosas se decidan en la pista”.

- “Si los chicos creen que soy vulnerable, es mi trabajo demostrarles lo contrario el próximo domingo, haciendo la pole y ganando la carrera. Es lo que tenemos que hacer a pesar de todo. No me preocupa lo que la gente piense de mi equipo, de dónde estoy, y de qué tipo de amenaza somos par el campeonato”.

- “Estoy más preocupado en salir a la pista y hacer en maldito trabajo. Es en lo que debo concentrarme. Creo que tras dos buenas carreras, mi equipo está preparado. Yo estoy preparado. Hemos recuperado el “mojo” y vamos a por ello”.

¿Ganará Johnson su quinto campeonato consecutivo? Sinceramente, creo que si.

19 ago. 2010

Baile de pilotos en la Sprint Cup

3:00h.
Desde que hace unas semanas la noticia del fichaje de Kasey Kahne por el equipo Hendrick Motorsports convulsionó el universo de la Sprint Cup, los rumores y las noticias no han parado.

A continuación resumimos brevemente los movimientos que se han producido en la Sprint Cup hasta el momento, cuando todavía faltan 13 carreras para terminar la temporada, y aún no se han determinado en su totalidad los 12 pilotos que lucharán por el título:

Kasey Kahne: El hasta ahora piloto del Budweiser Ford Fusion númro 9 del equipo Richard Petty Motorsports, hizo saltar la liebre al anunciar su fichaje por Hendrick Motorsports de cara a la temporada 2011. Kahne se perfilaba como piloto del Chevy nº5, pilotado actualmente por el veterano Mark Martin.

Mark Martin: A raiz de la noticia del fichaje de Kahne, la prensa comenzó a comentar que Martin debería abandonar Hendrick Motorsports para dejar paso a un piloto más joven. El piloto más veterano de la parrilla no tuvo dudas en ningún momento de que sería él quien pilotara el coche número 5 la temporada que viene, dejando todo el asunto por determinar.

Esta misma semana se aclaraba todo, con el anuncio de que Kasey pilotará para el equipo Red Bull Racing durante 2011, dados los problemas de salud de Brian Vickers, permitiendo a Martin cumplir su contrato con Rick Hendrick.

Marcos Ambrose: El piloto australiano será el sustituto de Kasey Kahne a los mandos del Ford nº9 de Richard Petty. Ambrose no está destacando demasiado esta temporada, pero su paso al RPM le brinda la oportunidad más importante de su carrera deportiva, y el ex piloto de las V8 Supercar Series australiana tiene muchas ganas de demostrar su valía.

Kevin Harvick: Nada más comenzar la temporada, el actual líder de la general y uno de los máximos candidatos al título, se quedaba sin patrocinador para la temporada que viene. Tras la partida de Kahne del RPM, el sponsor del nº9, Budweiser, ha anunciado que será el nuevo patrocinador de Harvick para el año que viene. Dada la relevancia de Budweiser en EE.UUen general, y en la NASCAR en particular, se puede afirmar que el 2010 está siendo el gran año de Kevin Harvick.

Todavía falta mucho para la disputa de la Daytona 500 del 2011, y el mercado de fichajes de la NASCAR no ha hecho más que empezar.

9 ago. 2010

NASCAR, propietarios y equipos, por Carlos Castellá

2:30h.
Los equipos de la Nascar tienen una configuración distinta a la que estamos habituados en Europa. Existe una figura desconocida para nosotros, que es el “owner” o propietario del coche, que en ocasiones no coincide con el propietario del equipo.


Un equipo tiene un dueño, que normalmente da nombre al mismo. Rick Hendrick lidera Hendrick Motorsports, y Jack Roush es el dueño de Roush Feenway Racing, por ejemplo. Pero dentro del equipo, cada coche es una unidad independiente: tiene su propietario, su jefe de equipo, sus mecánicos y por supuesto su piloto.


El propietario es el dueño del coche, invierte en él, busca el patrocinio y controla todo cuando acaece alrededor del mismo. Hendrick es propietario de dos de sus cuatro coches, y  su esposa Mary Hendrick lo es del tercero. Por supuesto es el equipo quien controla todo lo referente a este tercer coche.

Para entender mejor lo que significa el “owner”, en este caso hay que decir que el cuarto coche, que no es propiedad de Hendrick, es el nº 48, campeón los últimos cuatro años con Jimmie Johnson al volante y cuyo propietario es…¡Jeff Gordon, piloto del nº 24 del propio Hendrick! De esta forma Gordon gasta parte de sus ganancias invirtiendo en otro coche como negocio, pero todo ello bajo el “paraguas” de Hedrick Motorsport.

De todas formas esta práctica es poco común en la Cup, pero es habitual que los pilotos famosos tengan equipos en las otras divisiones. Así Tony Stewart es propietario de varios equipos, y Dale Earnhardt Jr. tiene el suyo en la Nationwide, dirigido por su hermana Kelley, y que es donde corre Danika Patrick.

Como curiosidad histórica, Dale Earhardt padre creó su propio equipo, pero nunca corrió en él: siempre lo hizo en el de Richard Childress. En el equipo Earnhart corría su hijo, Dale Jr. pero al morir el padre, pasó a manos de su viuda Teresa (que no es la madre de Dale Jr.) y entre madrastra e hijo pronto saltaron chispas que acabaron con el alejamiento de Jr. del equipo de su padre. Mas tarde Teresa se asoció con Chip Ganassi, creando el Ganassi-Earnhardt que es donde corre Juan Pablo Montoya.

Volviendo a los “owners”, podemos decir como resumen que acostumbran a ser los propietarios de los equipos, o en ocasiones son personas directamente relacionados con ellos (como puede ser la esposa) pero a veces son personajes independientes, que simplemente invierten su dinero en un coche de la NASCAR.

Dentro de esta estructura autónoma que es cada coche dentro de un equipo, es muy importante el papel del “Crew Chief” o jefe de grupo. Cada coche y piloto tiene el suyo, y forman una unidad muy particular. El papel del  Crew Chief” es el de ingeniero de pista (normalmente lo es): es quien decide junto al piloto como se prepara el coche, que estrategia se debe plantear, e irla cambiando sobre la marcha.

También es importante destacar que normalmente, el grupo de mecánicos que cambia ruedas y reposta es exclusivo para cada coche (la mayoría de las veces entran todos juntos a boxes) no son los mismos mecánicos que arreglan o preparan el coche, y son conocidos como “Pit Crew”. Es potestad también del “Crew Chief” tener preparado a este grupo de hombres que normalmente viajan a la carrera el mismo domingo por la mañana. Son gente que en caso de equipos grandes, entrenan varios días a la semana en la sede del equipo.

Otro personaje importante en un equipo es el “Spotter”. Este es un miembro del grupo que se coloca en lo alto del ovalo, y por radio va informando al piloto de lo que ocurre a su alrededor. En cierta forma es su retrovisor, ya que los coches NASCAR llevan uno interior y en algunos casos uno muy pequeño semi exterior. El Spotter es quien le avisa de que le atacan, como cubrirse, e incluso le aconseja la trayectoria a escoger, ya que en los óvalos siempre hay como mínimo dos: “up” rozando el muro, o “down” , por la línea interior, aunque en algunos circuitos puede haber también trayectoria central. También es habitual cambiar de una a otra de forma progresiva, bien sea para aprovechar mejor las condiciones de la pista, bien para cortar la trayectoria al rival. Para hacerlo correctamente, el dictado del Spotter es fundamental.

Los equipos grandes se fabrican sus coches de acuerdo con el reglamento, e incluso se preparan ellos mismos los motores. Aunque estén fuertemente ligados a una de las cuatro marcas participantes (Chevrolet, Ford, Dodge y Toyota), podrían seguir corriendo tranquilamente sin el apoyo de éstas. Las marcas no participan directamente, sino que lo hacen a través de sus equipos. Ello significa que dos equipos pueden correr con coches de la misma marca, pero no tienen ninguna relación entre ellos ni se produce el menor intercambio de información: tienen el mismo coche, pero son rivales a todos los efectos. 


De esta manera la Nascar no depende de los fabricantes. Su estructura se basa en los equipos, algunos de los cuales son tan grandes que fabrican para otros. Hendrick suministra los coches para el equipo Stewart-Hass, y se dice que una de las razones de la mejoría de Montoya el año pasado se debió a que el equipo Earnhardt-Ganassi empezó a fabricarse sus propios chasis y dejó de adquirirlos a otro. También influyó el hecho de que consiguieron un nuevo túnel de viento muy eficaz, el que tenía en propiedad el Estado de Pennsylvania, denominado Lauren Hill. La victoria de Jimmie McMurray en la Daytona 500 y en la Indianápolis 400 de este año parece confirmar esta teoría.


Hendrick es en estos momentos el equipo más potente: no sólo fabrica chasis, sino que también tiene su propia división de preparación de motores. Es un equipo de 580 personas, con túnel de viento, potro 7-postring que funciona 24 horas al día, tres aviones Saab de 50 plazas y un test team de 20 personas. Sus “crews” entrenan tres días a la semana en la propia sede del equipo con una estructura especialmente preparada para ello. Total, que tiene poco que envidiar a los equipos de Fórmula 1.

El Blog de Carlos Castellá http://carloscastella.wordpress.com

27 jul. 2010

Mark Martin insiste en que pilotará el nº5 en 2011

2:30h.
El veterano piloto del equipo Hendrick Motorsports, Mark Martin, sale al paso de los rumores y especulaciones de los últimos días, asegurando que él será el piloto del Chevrolet nº 5 la temporada que viene. Desde que se dió a conocer la noticia de que Kasey Kahne es el nuevo piloto de Hendrick Motorsports para 2011, todas las apuestas indicaban una posible marcha de Martin, quien cedería su asiento a Kahne.

Algunos rumores han colocado a Martin como piloto de alguno de los equipos afiliados a Hendrick Motorsports, aunque en las últimas horas se especulaba con la presencia del experimentado piloto en el Red Bull Racing Team.

Mientras todos especulan sobre a dónde se marcha, Martin ha sido muy claro al respecto:

- "No se por qué la gente piensa que me voy" - decía el piloto del coche nº 5 en Indianapolis. - "Yo lo tengo perfectamente claro. No hay inclinación a ningún cambio".

- "No existe una hoja de ruta sobre mi futuro. Por lo que no me pregunteis sobre el 2012 y más allá. Siento que la prensa me está faltando al respeto al no escuchar lo que digo." - añadía Martin sobre las especulaciones. - "La prensa está haciendo parecer que estoy a punto de ser despedido. Y creo que me merezco más que eso"

Pero mientras Martin achaca los rumores a la prensa, otras fuentes próximas al equipo Hendrick opinan que el veterano piloto debería dejar paso a Kahne, y buscarse otro asiento.

Recordemos que tras anunciar su retirada el año 2005, Martin volvía a la competición el año siguiente, y el año pasado debutaba como nuevo piloto de Hendrick Motorsports. Con estas especulaciones, de nuevo su credibilidad está en juego, por lo que veremos lo que ocurre con el piloto del nº 5.

23 jun. 2010

Johnson es bueno, y además tiene suerte

2:30h.
El pasado domingo, a falta de 7 vueltas para terminar la Toyota/Save Mart 350, Marcos Ambrose cometió el error más grave de su carrera deportiva y regaló la victoria al cuatro veces campeón de la Sprint Cup Series, Jimmie Johnson.

Tras varias carreras sufriendo una racha de malos resultados, el piloto californiano volvió a visitar el victory lane en su tierra.

El dominio del Chevrolet nº 48 durante las primeras carreras de la temporada 2010, hizo que muchos de sus rivales tuviesen que rascarse la cabeza, intentando averiguar la razón de la aplastante diferencia respecto a Johnson. La única conclusión a la que pudieron llegar fue que "Superman" tiene suerte.

El propio Kevin Harvick, actual líder de la general, y uno de los pilotos que a principio de temporada aparecían como alternativa al campeón, declaraba que Johnson tenía una herradura dorada firmemente sujeta donde la espalda pierde su nombre. Estas declaraciones se producían justo después de la victoria del piloto de Hendrick Motorsports en Fontana, en la segunda cita de la temporada. Johnson se encontraba en el pit road cuando ondeaba la bandera amarilla, pero lograba salir por delante del pace car, se colocaba líder, y ganaba la carrera. Harvick terminaba segundo.

Un mes después, el coche dominante en Bristol era el Dodge nº 2, pero Johnson se las arreglaba para lograr la victoria, y Busch terminaba tercero. El piloto del Penske Racing declaraba que el coche que nunca quieres ver detrás tuyo es el nº 48, por lo que eso significa.

Pero como dicen en Las Vegas, no te puedes casar con la suerte, solo tener una cita con ella.

Tras una racha de malos resultados, que lograba calmar a los enfurecidos fans, hartos de ver al coche azul y plata en cabeza, parecía que la suerte había abandonado definitivamente a Johnson.

Hasta que el pasado domingo todo el mundo pudo ver que su relación sigue viva, y la victoria le llegaba en forma de regalo desde Australia.

Pero para ser francos, la suerte es lo que ocurre cuando la preparación encuentra la oportunidad, y lo que es indudable es el gran trabajo de Chad Knaus y su equipo para que el nº 48 se termine casando con la suerte.

9 jun. 2010

Wal-Mart, posible patrocinador de Jeff Gordon

15:00h.
Tras el anuncio de Du Pont, principal patrocinador de Jeff Gordon, de que deja la NASCAR a final de temporada, los rumores y especulaciones sobre quién será su sustituto no paran. El que tiene más fuerza es el rumor de que Wal-Mart, importante cadena de centros comerciales de EE.UU, está negociando con Hendrick Motorsport y la NASCAR para entrar en el negocio.

Ejecutivos de la cadena estuvieron presentes en el All Star Race celebrado el pasado 22 de Mayo en Charlotte, y una semana después hicieron un tour por varias sedes de equipos participantes en el campeonato, con el objeto de encontrar posibles colaboraciones.

Mientras están siendo considerados diferentes escenarios, y las conversaciones son bastante fluidas, fuentes cercanas admiten que Wal-Mart está discutiendo adquirir la licencia que le permita ser el vendedor exclusivo del merchandising oficial de la NASCAR.

Al mismo tiempo, Wal-Mart está explorando la posibilidad de unirse a Hendrick Motorsports, ya que sus 4 pilotos aglutinan casi el 75% de las ventas de material oficial de la NASCAR, por lo que para los analistas de la gran cadena de almacenes, el equipo Hendrick es el equipo a patrocinar.

Otra de las vías que se plantean es un patrocinio múltiple, tanto a diferentes equipos, como reunir a varios pilotos en una plataforma de marketing, al estilo Gillette Young Guns, o la Coca Cola family of drivers.

También se está estudiando que Wal-Mart sea el nuevo patrocinador del cuatro veces campeón de la Sprint Cup, Jeff Gordon, una vez desaparezca Du Pont de la escena de la NASCAR.

En definitiva, la entrada del gigante comercial en la NASCAR es inminente. La única incógnita será ver por que puerta hace su aparición.

1 jun. 2010

El valor del triunfo

2:30h.
La NASCAR es el deporte con más afluencia de público en EE.UU., y sus carreras son retransmitidas en más de 150 países en 30 idiomas diferentes. Este negocio multimillonario procede directamente de las carreras en pistas de tierra que se comenzaron a disputar en Florida y Carolina del Norte a finales de los 40. Los pilotos que disputaban esas carreras lo hacían con Stock Cars de verdad: coches de calle a los que les añadían improvisados cinturones de seguridad, que no tenían jaula para protegerlos durante los accidentes, y con neumáticos de calle que explotaban regularmente.

Durante los 60 años de vida de la NASCAR han cambiado muchas cosas, entre ellas los coches. Ahora mismo, lo único que tiene en común un coche de la NASCAR con uno de fabricación en serie, es que ambos tienen un volante, cuatro ruedas y un motor. El COT de nuestros días es un bólido creado desde cero mediante ingeniería, y cualquier parecido con el coche que tenemos en nuestro garaje es mera coincidencia.

El precio de la victoria en la NASCAR ha crecido exponencialmente en los últimos 20 años. Atrás quedaron los tiempos en los que Alan Kulwicki, con un presupuesto de 2 millones de dólares, ganó el campeonato en 1992. En la actualidad, los equipos punteros manejan presupuestos de más de 20 millones de dólares al año. La partida más grande de esos presupuestos se destina a la construcción, mantenimiento y desarrollo de una autentica flota de coches de carreras. Un solo coche cuesta una fortuna, pero la mayoría de los equipos que disputan el campeonato mantienen un número de entre 14 y 20.

Tradicionalmente, la mayor parte de los presupuestos se consumían en la investigación y desarrollo del coche. Con la introducción del Car of Tomorrow,  la NASCAR ha logrado reducir costes en ese sentido, ya que todos los coches corren con exactamente las mismas especificaciones. Algunos propietarios de equipos han declarado que, aunque el COT es más caro de construir, les ha permitido reducir su flota de vehículos de 20 a solamente 12, debido a que el modelo actual de la Sprint Cup está diseñado para competir en todos los circuitos de la NASCAR.

Para hacernos una idea de lo que cuesta un coche de competición de la NASCAR, empezaremos con el corazón de la máquina: el motor. Antes de la aparición del COT, la NASCAR ya disponía de una estricta reglamentación en cuanto al tamaño y las especificaciones de los motores. No pueden ser más grandes de 5.867 centímetros cúbicos, con lo que se limita la potencia que pueden producir.

La mayoría de los equipos punteros construyen ellos mismos sus motores. El coste aproximado de esos motores, cuyo ensamblaje requiere más de 100 horas de trabajo, está comprendido entre 45.000 y 80.000 dólares (36.600 y 65.000 €). En empresas como Hendrick Motorsports, atienden además la demanda de diferentes equipos de la Sprint Cup, con un departamento de motores de 95 personas que produce unos 600 motores al año.

Pasemos a los neumáticos. Como ya sabemos, no tienen nada que ver con los neumáticos de calle. Al no tener dibujo se desgastan a una mayor rapidez, y son mucho más anchos. Cada uno de ellos está construido a mano, y su coste oscila entre 350 y 450 dólares (285 y 366 €). En cada carrera, un equipo puede gastar unos 20.000 dólares en neumáticos (16.300 €).

El chasis de un Stock Car está construido basándose en la aerodinámica y la seguridad. Hasta la llegada del COT, los 4 modelos presentes en la Sprint Cup provenían, por decirlo de alguna manera, del Ford Fusion, Chevrolet Impala SS, Dodge Charger y del Toyota Camry, y cada unidad costaba entre 125.000 y 150.000 dólares (102.000 y 122.000 €).

Según Jack Roush, dueño de Roush Fenway Racing, el COT supone un gasto de un 50 por ciento más tanto en su construcción, como en su mantenimiento y reparación tras un accidente. Pero al no tener que afrontar el gasto en investigación y desarrollo, los costes descienden entre un 25 y un 30 por ciento en comparación con el modelo anterior.

¿Y quién paga todo esto?

Pues los nombres de los que extienden los cheques están escritos por el techo, los laterales, el capó y la parte trasera del coche. Los venerables patrocinadores son los que permiten que este deporte sea lo que es hoy en día, pagando tanto los costes de la fabricación del coche, como los gastos derivados de la investigación y desarrollo, y del mantenimiento de los equipos. En Hendrick Motorsports, empresa en la que trabajan unas 500 personas, los diferentes patrocinadores cubren entre un 65 y un 70 por ciento de la infraestructura, mientras el resto del presupuesto se cubre con las victorias en las carreras y otros medios de financiación.

En definitiva, la NASCAR no se diferencia demasiado de las otras grandes categorías del automovilismo. Inmersos en una importante crisis económica, todos los equipos están sufriendo recortes, e incluso el abandono de grandes patrocinadores, por lo que prácticamente cada día surgen nuevas incógnitas acerca de su continuidad.

20 may. 2010

Alma de Metal

2:30h.
Desde la marca del fabricante situada en el morro, hasta el spoiler trasero, un coche de competición de la NASCAR es una obra de ingeniería. Pero la parte vital, el alma, lo que supone el mayor trabajo para los ingenieros, no se encuentra a simple vista. Estamos hablando, por supuesto, del motor.

Una de los fundamentos para construir un equipo ganador es la capacidad de comprar o construir un poderoso motor, aparte de tener un equipo capaz de desarrollarlo y sacarle el máximo partido. Mientras que la aerodinámica, suspensiones, neumáticos, etc… pueden suponer la pequeña diferencia que gana carreras, sin un corazón potente y fiable el coche no podrá optar a la victoria final.

Actualmente, los motores  del COT de la NASCAR Sprint Cup Series están tarados en 850 caballos, aunque esta brutal potencia debe ser restringida en determinados circuitos, para evitar alcanzar velocidades realmente peligrosas para la integridad de pilotos y espectadores.

Pero, ¿qué hace diferente a un motor empleado en un Stock Car de otro usado en el mismo modelo de producción en serie?

Construir un motor empleado en la NASCAR conlleva una gran cantidad de esfuerzo y de dinero. Para que sea competitivo (no decimos ganador), un solo motor requiere un gasto superior a 50.000$ (más de 39.000€), y si extendemos esto a una flota de más de 12 coches, que es más o menos la cantidad que tiene un equipo grande, nos podemos hacer una idea de la cantidad de dinero que supone.

Como recompensa a su inversión, esos equipos reciben una obra de ingeniería que incorpora piezas fabricadas con las aleaciones más exóticas y caras que existen hoy en día. Además, en sus filas cuentan con los mejores ingenieros, que son capaces de extraer de esos motores toda la potencia posible. Para llegar a este punto, es necesario empezar por un cuidadoso diseño, y continuar con largas horas de pruebas y test.

En la NASCAR, la tecnología se parece mucho a una carrera armamentística. Los equipos continuamente buscan innovaciones que les permitan ser más rápidos y mejores que los demás, aunque esto último no le haga mucha gracia a la NASCAR, porque convierten a las carreras en algo previsible, o lo que es lo mismo, en asientos vacíos en los circuitos y una menor audiencia televisiva.

Para evitar esto, la NASCAR se asegura de que todos los equipos compitan en igualdad de condiciones, por lo que se sigue un riguroso plan de verificaciones.

Una vez terminada la carrera, la ceremonia en el Victory Lane no pone fin a la actividad en el circuito. Los comisarios se llevan el coche ganador y lo desmantelan, lo que en ocasiones incluye el desensamblaje del motor, suspensiones, o cualquier cosa que los comisarios deseen comprobar. Se busca cualquier pieza no autorizada, o medida no reglamentaria que ayude al coche a mejorar su rendimiento.

Los equipos tienen permitidas ciertas modificaciones, aunque en general la normativa es bastante inflexible, llegando al hecho de que los equipos solamente  pueden utilizar piezas fabricadas por empresas homologadas por la NASCAR. Tras la inclusión del COT, estas restricciones se hicieron mucho más duras.

Pero como en todo, siempre se busca una manera de interpretar la normativa, o de buscar el resquicio legal que te permita saltarte las limitaciones, y para eso los equipos pueden llegar a tener mucha imaginación. Y esto solo conlleva a que la NASCAR sea cada vez más cuidadosa y restrictiva. Por esta razón, los modelos de competición en cada una de las categorías de la NASCAR deben tener estrictamente las mismas formas y dimensiones, así como cumplir con los mandatos que especifica el reglamento en cuanto a seguridad.

Durante el transcurso de una carrera, o lo que es lo mismo, a lo largo de unas 500 millas (más de 800 km), el motor está sujeto a múltiples ciclos de calor y presión extremos, por lo que pese a estar construidos en hiero fundido, pueden llegar a sufrir roturas, tanto en el bloque como en las piezas que lo componen.

En ciertos circuitos, como el tri-óvalo de Pocono, los equipos deben preocuparse mucho de la mecánica, ya que a las grandes velocidades se le añaden brutales deceleraciones en las curvas, que pueden producir fatiga en los materiales de los que está compuesto el motor.

La temperatura en el interior del corazón de un Stock Car supera los 2000 grados Farenheit (unos 1100 ºC), y se alcanzan presiones 100 veces superiores a la atmosférica, por lo que cada una de las partes móviles del motor están reforzadas para poder soportar esas condiciones tan extremas. Los mismos bloques del motor están fabricados en aleaciones de hiero y grafito, ya que la estructura molecular del grafito, añadida al hiero, permite que éste soporte temperaturas más altas.

Mientras algunos equipos fabrican y mantienen sus propios motores, otros deben adquirirlos de otros fabricantes. Uno de los más importantes es Hendrick Motorsports, que construye más de 700 motores al año para sus equipos y clientes externos.

Con los equipos mejorando constantemente la parte técnica, los coches de carreras son cada vez más potentes y más rápidos, lo que aporta a los fans un mayor espectáculo, pero incrementando a su vez en gran medida el riesgo.

22 feb. 2010

Johnson recuerda quién es el campeón

8:20h.
El vigente campeón de la NASCAR Sprint Cup Series, el piloto californiano Jimmie Johnson, dejó claro ayer en el Auto Club Speedway que este año también es el máximo favorito para ganar el campeonato.

Repitiendo lo hecho por Kyle Busch, campeón de la Nationwide Series, y vencedor de la prueba del sábado, el piloto del Chevrolet nº 48 del equipo Hendrick Motorsport, ha logrado la victoria nº 48 de su carrera deportiva, ganando su cuarta carrera de las seis últimas disputadas en el Auto club Speedway.

Tras una carrera condicionada en su parte final por una amenazadora tormenta, un tardío pit stop se convirtió en un triunfo para el equipo dirigido por Chad Knaus, ya que mientras Johnson cambiaba sus neumáticos, la última bandera amarilla de la carrera ondeaba en la vuelta 223 debido a un trompo de Brad Keselowski. El campeón lograba salir del pit road por delante y se colocaba en cabeza, posición que aguantaría hasta el final pese al ataque del Chevrolet nº 29 de Kevin Harvick.

- "Hoy la fortuna ha estado de nuestro lado al estar en el pit road cuando ondeaba la bandera amarilla, dándonos la posición en carrera" - admitía el vencedor. - "El coche no iba fino la segunda mitad de carrera, pero con la parada en boxes logramos la posición en carrera y al final el coche entraba en las curvas. Es increíble, logré mi primera victoria aquí, y ahora consigo la nº 48. Han sido 9 años geniales y ahora miro hacia delante a lo que depara el futuro".

En las últimas vueltas, Kevin Harvick lanzó un fortísimo ataque que amenazó por un instante la victoria de Johnson, hasta que a falta de 3 giros para el final, el Chevy nº 29 rozaba el muro en la curva 4, y perdía una valiosa distancia que al final sería insalvable.

Con este triunfo, Johnson se coloca en la posición nº 12 en la lista de pilotos con más victorias, y avisa a sus rivales de que su trigesimoquinta plaza de Daytona fue cosa de un solo día.

Tras Johnson y Harvick, cruzaban la línea de meta Jeff Burton, tercero, seguido por Mark Martin y Joey Logano, que repetía su quinta posición de la carrera del sábado. Kurt Busch, Matt Kenseth, Clint Bowyer, Tony Stewart y Greg Biffle completaron el Top10.

La carrera de Fontana estuvo marcada por los problemas mecánicos de varios pilotos. Siendo uno de los circuitos más exigentes con la mecánica, y siendo también la segunda prueba de la temporada, pilotos como Juan Pablo Montoya o Ryan Newman debían abandonar al romperse sus motores.

La siguiente cita con la competición será el próximo domingo día 28 en Las Vegas.

11 feb. 2010

Martin - Earnhardt primera fila en Daytona.

1:36h.

Confirmando su buen hacer en las sesiones clasificatorias, el veterano piloto del Chevrolet nº 5 del equipo Hendrick Motorsport, Mark Martin, volverá a salir desde el primer lugar de la parrilla en la Daytona 500, que se disputará el próximo domingo día 14 en el Daytona International Speedway.


Martin, que fue el piloto con más poles la temporada pasada, ha vuelto a colocarse en esa privilegiada posición tras completar la mejor vuelta al óvalo de 4 km de longitud, rodando a una media de 191,188 mph (307,687 km/h).


Junto a él, completando la primera línea, estará su compañero de equipo Dale Earnhardt Jr., que quiere dejar atrás la decepción que supuso tanto para él como para sus fans la temporada 2009, comenzando la de este año con buen pie. De momento va por buen camino, tras ser segundo en la sesión de clasificación con una marca de 190,913 mph (307,244 km/h).


Las dos primeras plazas conseguidas por pilotos del equipo de Rick Hendrick no parecen obra de la casualidad, ya que tres semanas antes, en una fiesta organizada para los fans, Dale Jr. hablaba el nuevo espiritu de colaboración entre los miembros de su equipo con los delChevy nº 5.



Ambos pilotos son los únicos que conocen su posición en la parrilla de la 52 edición de la Daytona 500. El resto de pilotos se disputarán las 41 posiciones restantes en el Gatorade Duel, carrera de clasificación a 150 millas que se celebrará el jueves.




 
Copyright © 2009-2016 . Oval Zone ® . Todos los derechos reservados.